Puigdemont replica a Junqueras que no se esconde e insiste en ser restituido

ERC rechaza la exigencia de JxCat, que amenaza con no reconocer las elecciones


Redacción / La Voz

La frialdad entre el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont y el exvicepresidente Oriol Junqueras, al final del mandato disuelto con el 155, se hizo evidente hasta el mismo día de la proclamación ilegal de la república. Sus divergencias se han convertido en personales a lo largo de la campaña electoral, y el lunes se extendieron de forma patente entre los seguidores de ambos.

Si desde Estremera Junqueras argumentaba al arrancar esta semana por qué estaba en la cárcel: «Porque no me escondo nunca de lo que hago y soy consecuente con mis actos, decisiones, pensamientos y voluntad», en clara contraposición al camino seguido por el que fuera su presidente, el lunes como colofón antes del día de reflexión, Puigdemont le respondía con similares argumentos y hasta utilizando idénticas palabras para explicar su marcha a Bruselas. «Estamos aquí porque no nos escondemos, porque somos consecuentes y porque el deseo y la voluntad de los catalanes es un mandato que nosotros consideramos válido», se extendió Puigdemont en una nueva intervención desde la capital belga replicando así a Junqueras.

En el pulso dialéctico entre los dos máximos referentes del secesionismo, terciaron el lunes los equipos de ambos, reclamando la máxima legitimidad para cada uno de sus líderes. Junts per Catalunya lo hizo incluso dejando la amenaza de que pueden llegar a no reconocer el resultado de las elecciones de mañana si no sirve para reinstaurar a Puigdemont como presidente.

En los actos de cierre de campaña, JxCat advirtió de que la única posibilidad de que se llegue a abrir una vía de diálogo con el Gobierno central es que se restituya a Puigdemont al frente de la Generalitat, «porque si se cambia el presidente, este diálogo no es posible, porque ganará Mariano Rajoy».

En la lectura del manifiesto final de campaña, los sucesores de los convergentes apelaron al diálogo, pero poniendo una condición, que el «diálogo sea entre iguales y entre España y Cataluña», precisaron los candidatos de la lista, aferrándose así a la idea de dar forma de Estado a la autonomía. «Son dos realidades y sujetos políticos, Rajoy y Puigdemont, dos presidentes», se añadió en Barcelona.

Y por si a los votantes independentistas les pueden albergar alguna duda sobre a quién votar, Junts per Catalunya dejó la siguiente reflexión para meditar durante la jornada de hoy: «Si no defendemos a nuestro presidente ¿cómo construiremos y defenderemos la república?», dando por hecho que tras los comicios esa seguirá siendo su estrategia política.

Antes de cerrar la campaña en Sant Vicenç del Horts, el pueblo de Oriol Junqueras, ERC, con Marta Rovira al frente, reivindicó ante la cárcel de Estremera al candidato republicano como el futuro presidente de la Generalitat. La número dos de Esquerra afirmó que Junqueras sigue en la cárcel «porque saben que es el mejor candidato para liderar la Cataluña del futuro».

En una versión final de sus mensajes antes de la cita con las urnas, Rovira trató de ensalzar el papel de «pueblo de pueblos» de su comunidad, como receptora de emigración de todas las autonomías y del extranjero. Y Raúl Romeva, número 4 de ERC por Barcelona y que también estuvo preso en la cárcel de Estremera, incluso negó que ningún partido independentista «tenga odio a España», mientras de fondo grupos de ultras hacían sonar temas de Manolo Escobar.

La acusación popular pide que Forcadell vuelva a prisión por pedir la independencia

La presidenta del Parlamento catalán podría volver a prisión si el Tribunal Supremo atiende la petición hecha por el partido VOX, que entiende que la candidata de ERC ha vulnerado las condiciones de su libertad bajo fianza al reclamar durante la campaña electoral la independencia para Cataluña. VOX, que ejerce la acusación popular en el sumario abierto a políticos y activistas secesionistas, entiende que la prisión preventiva debería ser aplicada por confesar en actos electorales «intenciones separatistas».

En la petición al Supremo se señala que Forcadell representa un claro peligro de «reincidir en delitos de rebelión y sedición» al haber pronunciado frases como «la represión no frenará la república ni nuestras ansias de libertad».

Los abogados de VOX subrayan que Forcadell del fue puesta en libertad bajo fianza de 150.000 euros tras manifestar ante el juez Pablo Llarena que renunciaba a los objetivos secesionistas y que acataba la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, sin tener intención de continuar con la estrategia de declarar unilateralmente la instauración de la república en su comunidad. «Es evidente que la investigada mintió en su declaración y que no tiene la más mínima voluntad ni intención de renunciar a la reiteración delictiva de la rebelión sediciosa de la que es autora junto a otros investigados», llega a manifestarse desde el partido extraparlamentario.

Como estaba previsto, la Fiscalía del Supremo también ha pedido que se mantenga en prisión al exvicepresidente Oriol Junqueras al considerarlo «responsable del proceso de consultas» del 9N y el 1-O. Añade además que hay «suficientes» elementos de soporte para acusarlo de rebelión, secesión y malversación.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Puigdemont replica a Junqueras que no se esconde e insiste en ser restituido