Una cita clave con muchas incógnitas

Arrimadas y Puigdemont llegan bien colocados gracias a sus estrategias electorales


Cataluña celebra hoy unas elecciones decisivas para su futuro, que serán claves también a nivel nacional. Los politólogos consultados por La Voz coinciden en destacar que Inés Arrimadas y Carles Puigdemont son los dos candidatos que mejor han aprovechado la campaña para colocar sus mensajes, en detrimento de Miquel Iceta y de Oriol Junqueras, al que ha perjudicado estar en la cárcel. Señalan también las dificultades que se pueden presentar para formar Gobierno.

¿Qué partidos han hecho mejor campaña?

Ciudadanos y Junts per Catalunya, responden los politólogos. Para Carlos Barrera, «el tirón popular y de imagen de Arrimadas y Puigdemont ha sido clave: la primera como emergente contestataria al statu quo nacionalista y el segundo como icono del independentismo, por delante de una ERC demasiado confiada pero desorientada y sin líder visible». Según Fran Carrillo, «Junts per Catalunya y Ciudadanos son los que han llegado mejor al tramo final de campaña, y eso casi siempre es decisivo». Destaca que «el independentismo se ha volcado más con el mártir en el exilio que con el redentor en la cárcel» y «Ciudadanos ha hecho algo inteligente y lógico: pedir la concentración de voto como única vía de garantizar la alternativa».

Para Santiago Martínez, «Ciudadanos ha sabido elegir mejor sus batallas desde el punto de vista territorial, yendo a aquellos lugares donde podía lograr mejores resultados. Su líder ha estado más solvente en los debates y con un discurso más claro frente a la ambigüedad de sus rivales y ha logrado imponer un frame, un marco discursivo, en el lado constitucionalista». Destaca su «campaña inteligente de aglutinación del voto útil antiindependentista y antipartidos tradicionales en sectores territoriales urbanos concretos donde el retorno electoral es alto». En el otro lado, resalta «la capacidad del PDECat, dentro de Junts per Catalunya, para apoyarse en la figura de un líder huido y emerger electoralmente por medio de su victimización a costa de otro líder que sí está preso».

¿Qué evaluación hace de la campaña del PSC?

Martínez señala que «todo apuntaba a que el PSC podría aprovecharse de una posición intermedia, pero confundió tercera vía o intermedio con ambigüedad, y varias decisiones estratégicas a nivel discursivo de su líder, así como su falta de carisma, podrían provocar que no acabe cumpliendo con todas las expectativas, y el problema es que cuando se crece pero por debajo de las expectativas se crea una sensación de derrota que bien podría afectar negativamente a las aspiraciones presidenciales de Iceta». Según Barrera, «el PSC empezó fuerte pero fue perdiendo fuelle, consistencia y coherencia». Para Carrillo, «Iceta, que quería representar una alternativa afable, ha ido agrandando su perfil gracioso, en un intento de llamar la atención y ocupar espacio mediático».

¿Cómo valora las estrategias de los comunes, el PP y la CUP?

Según Carrillo, «la CUP y el PP, sabedores de que no serán decisivos, apelan al votante que ya los votó, en un intento por no desaparecer del radar político catalán». En su opinión, «la clave son los comunes de Doménech, según los escaños que saquen; su eslogan electoral («la llave») es el que mejor concentra la esencia de lo que son». En opinión de Barrera, «el PP, los comunes y la CUP no supieron encontrar su sitio ni colocar bien sus mensajes».

¿Cuál es su pronóstico?

Barrera estima que «estas son quizás las elecciones catalanas más imprevisibles en cuanto a resultados, especialmente sobre cuál resultará el partido más votado o con más escaños». Para este experto, «la gran incógnita es si el bloque independentista conseguirá los 68 escaños que le darían mayoría absoluta» y vaticina que «puede rozarla sin alcanzarla». Señala que «si Ciudadanos consigue ganar las elecciones aunque no pueda gobernar sería otro hito histórico de gran magnitud». Y advierte que «hay lugar para sorpresas, dependiendo de lo que hagan los nuevos votantes y los indecisos».

Para Carrillo, «ERC y Ciudadanos se disputarán la victoria, pero es más fácil prever una reedición de Gobierno nacionalista, sobre todo si la suma de Ciudadanos, PSC y PP no supera los 60 escaños. Aunque «si suman al menos 63 es posible, y más ganando Arrimadas, porque el argumento independentista de que hay que respetar la voluntad del pueblo de Cataluña tomaría cuerpo en sentido contrario». Y concluye que, «si Ciudadanos gana en votos y escaños, alterará la secuencia discursiva y de relato independentista». En ese escenario, «ni siquiera Doménech y los comunes podrán darles a los nacionalistas el gobierno, eso acabaría con Podemos en España», señala.

¿Puede haber repetición de elecciones?

«Cualquiera de los tres favoritos (C’s, ERC y JxC) puede ganar, pero eso no garantiza la gobernabilidad del día después», asegura Barrera. Para Martínez, «no es improbable el escenario paradójico de que gane quien gane no sea posible la conformación de un Gobierno y se pudieran repetir las elecciones, o que el Gobierno que salga del 21D nazca demasiado débil como para durar una legislatura entera». Añade que «son muchos los actores políticos, con fuerzas bastante igualadas, y en un escenario muy enrarecido, un panorama que no pinta bien y podría volverse en contra de Mariano Rajoy tras esta apresurada convocatoria». Señala que «habrá que estar atentos a lo que decida la franquicia catalana de Podemos».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Una cita clave con muchas incógnitas