Manos Limpias exigió tres millones para no juzgar a la infanta, según el fiscal

Pide 25 años para el dirigente del sindicato y 118 para el responsable de Ausbanc


Madrid / la voz / Agencias

La Fiscalía solicita 118 años de prisión para Luis Pineda, el dirigente de Ausbanc; 25 años para el de Manos Limpias, Miguel Bernad, y casi 12 años para Virginia López Negrete, la abogada que llevó la acusación contra la infanta Cristina en el caso Nóos.

Entre los casos de extorsión que están siendo investigados se encuentra el acercamiento de Bernad y Pineda a la defensa de la infanta Cristina durante el juicio del caso Nóos, causa en la que el sindicato Manos Limpias ejercía la acusación popular, supuestamente para exigir el pago de tres millones de euros a cambio de la retirada de la acusación.

El ministerio público también pide la disolución de todas las sociedades que conforman el grupo Ausbanc, del sindicato de funcionarios Manos Limpias y de la Asociación Cívica Española Manos Limpias. Según se recoge en el escrito de acusación, se considera que estas tres personas formaban parte de una trama de extorsiones mediante la que se presionaba a entidades bancarias o se exigían importantes sumas de dinero a personas físicas a cambio de la retirada de querellas presentadas previamente en los tribunales. Además de Pineda, Bernard y López Negrete, las tres caras más conocidas de la supuesta trama, la Fiscalía también solicita penas de prisión que van desde los 18 hasta los 66 años de cárcel para al menos otras siete personas implicados en esta red. Se trata de María Manuela Mateo, María Isabel Medrano, Hermenegildo García, Rosa Isabel Aparicio, María Teresa Cuadrado, Alfonso Gil Solé y Ángel Garay. A los investigados se les atribuyen supuestos delitos de estafa, blanqueo de capitales, extorsión, amenazas, administración desleal, fraude en las subvenciones y pertenencia a organización criminal.

Multa de diez millones

Además de los casi 120 años de cárcel, para el dirigente de Ausbanc Luis Pineda también se solicita una multa económica que asciende hasta los diez millones de euros.

Además de por el caso Nóos, Ausbanc también está bajo sospecha de haber ejercido presiones fundamentalmente contra entidades bancarias, aunque también sobre otras empresas a las que se les ofrecía publicidad favorable a cambio de prestaciones económicas y a las que se amenazaba con su desprestigio público en caso de que no accedieran a estos pagos, o incluso con emprender acciones judiciales contra estas entidades bancarias. En este punto es en el que se cruzan los caminos de Ausbanc y de Manos Limpias. Tal y como se recoge en el escrito de acusación, al menos desde el 2012 la primera financiaba a la segunda a cambio de que se encargara de la acusación popular contra aquellos quienes no aceptaban el chantaje.

Algunas de las afectadas

Entre las grandes compañías afectadas por estas extorsiones se encuentran Volkswagen y las financieras Crédit Services, Caja Madrid-Bankia, Sabadell, Caixabank, Santander y el BBVA, al que trataron de relacionar en la causa abierta contra la infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Manos Limpias exigió tres millones para no juzgar a la infanta, según el fiscal