Susana Díaz apoya a Chaves y a Griñán y dice que han sufrido un «ataque salvaje»

Defiende la honestidad de los dos expresidentes andaluces en pleno juicio sobre los ERE


redacción / la voz

Chaves y Griñán son «dos personas honestas» que han recibido un «ataque salvaje», porque algunos «han querido ganar en los juzgados lo que no podían ganar en las urnas». Susana Díaz vuelve a mostrar un apoyo cerrado a sus mentores políticos y antecesores en la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán y Manuel Chaves, que se sientan en el banquillo de los acusados por el caso de los ERE fraudulentos.

La Fiscalía solicita una pena de seis años de prisión y 30 de inhabilitación para cualquier cargo público para José Antonio Griñán, consejero de Economía y después presidente de la Junta en el tiempo de las irregularidades, por delitos continuados de prevaricación y malversación. Para Manuel Chaves, que presidía el Gobierno regional cuando se estableció el mecanismo fraudulento, pide diez años de inhabilitación.

Susana Díaz, a pesar de la gravedad de los cargos, sigue haciendo una defensa cerrada de la inocencia de los dos políticos, referentes del socialismo andaluz y que tuvieron un gran peso en la política nacional. «No se ha encontrado nada. No han podido decir que Chaves y Griñán se han llevado un duro ni que ha habido financiación ilegal del PSOE andaluz en ningún momento, entonces aquí ¿qué es lo que ha habido?», planteó la presidenta en una entrevista en la SER, en donde ella misma ofreció la respuesta. «Han querido ganar en los juzgados lo que no han ganado en las urnas», dijo Susana Díaz en referencia al PP en Andalucía, al que acusó además de «llevarse por delante la imagen de dos presidentes» sometidos durante añosa un «juicio mediático sin que se haya podido demostrar que se han llevado un duro». 

Apoyo incondicional

Desde que en el 2009 la jueza Alaya comenzó a investigar el caso de los ERE, la presidenta andaluza ha cerrado filas respecto al comportamiento de Chaves y Griñán. También la Ejecutiva de Sánchez le mostró su apoyo al inicio del juicio, pero de una manera más velada y con cierta distancia.

Ante las pruebas presentadas, Susana Díaz reconoció que «evidentemente se han cometido irregularidades, pero la Justicia tendrá que determinar en qué grado. Han sido muchos años de un ataque salvaje a dos personas a los que, con el tiempo, tendrán que pedirles perdón», sentenció la presidenta andaluza.

Díaz también instó a Rajoy a que a principios de enero, ponga sobre la mesa un nuevo modelo de financiación autonómica porque «ya no tiene excusas» tras la celebración de las elecciones catalanas. «Ya vamos tarde», insistió Díaz convencida de que cuando Rajoy ha querido que algo saliese, «se ha puesto las pilas» y lo ha hecho en un corto plazo de tiempo, mientras que con el nuevo modelo de financiación autonómica está demostrando no tener prisa para dejar el asunto «en el olvido». Acusó al presidente del Gobierno de incumplir su palabra y le recordó que en la última Conferencia de Presidentes se comprometió a poner sobre la mesa un nuevo modelo de financiación antes de final de este año. Ahora lo que tiene que hacer, según Díaz, es ponerse «a currar» y a la vuelta de las fiestas navideñas, a principios de enero, poner sobre la mesa un nuevo modelo de financiación que sea capaz de garantizar la educación, la sanidad, la dependencia y los servicios públicos en todo el territorio en igualdad de condiciones.

Por su parte, el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig espera que el debate sobre la financiación «no genere un conflicto entre comunidades autónomas» y quiere que sirva «para garantizar la solidaridad de verdad y no con las asimetrías tan enormes que vemos en estos momentos». Su apuesta es un modelo federal parecido al alemán con «fundamentos cooperativos más eficientes, con un Senado que sea una cámara para el debate de los territorios y en el que el Estado asume que las conferencias sectoriales y de presidentes no sean solo un consejo asesor».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Susana Díaz apoya a Chaves y a Griñán y dice que han sufrido un «ataque salvaje»