El PSOE y la patronal catalana se suman a la presión a Ciudadanos en Cataluña

Exigen a los de Rivera que asuman su responsabilidad e intenten formar Gobierno


Madrid / La Voz

Desde su eclosión como partido de ámbito nacional, Ciudadanos ha vivido políticamente entre algodones. Su carácter minoritario, la práctica ausencia en sus filas de casos de corrupción graves como los que afectan a partidos políticos más veteranos, y su capacidad para convertirse en bisagra de gobierno tanto con fuerzas de izquierda como de derecha, le han permitido evolucionar políticamente sin recibir excesiva presión política, económica o mediática. Pero ha bastado que las elecciones catalanas pongan de manifiesto que el partido de Albert Rivera es ya una fuerza con aspiración mayoritaria y que puede ser alternativa al PP y al PSOE, para que ese panorama cambie por completo. Ahora, Ciudadanos es blanco de críticas desde todos los frentes y empieza a sentir la presión de partidos, empresarios y medios.

Primero fueron los populares, los que más han sufrido la fuga de votos hacia Ciudadanos, los que trataron de dejar en evidencia al partido naranja por su negativa a intentar siquiera la formación de Gobierno en Cataluña, pese a ser la fuerza más votada, y por ceder la iniciativa a los partidos independentistas. Una estrategia tras la que se esconde un intento de presentar a los de Rivera como un partido incapaz de administrar el capital político que le ha caído en suerte. Pero ayer fue el PSOE el que se sumó a esa estrategia de acoso, con argumentos muy similares a los del PP. Y también utilizando para ello no al PSC, sino a la dirección nacional del partido. El secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos, consideró que la victoria en Cataluña obliga a Ciudadanos a tomar la iniciativa porque «el gran reto no es ganar unas elecciones, sino demostrar que sirve para algo». «En la medida en que ha sido la fuerza política más votada, le corresponde una responsabilidad que otras formaciones no tienen», señaló el número tres el PSOE, que insistió en que «proclamarse victorioso» comporta «alguna responsabilidad» y «ser número uno significa ejercer algún tipo de liderazgo». «La confianza otorgada exige una respuesta. Es de manual», señaló Ábalos al ser preguntado. 

Fomento del Trabajo pide «seny»

El PSOE empieza a temer también que Ciudadanos se consolide como una fuerza capaz de poner fin al modelo bipartidista que ha regido la política española en las últimas décadas y que pueda ser percibido como un partido que hace una oposición al Gobierno del PP más útil y constructiva que la que ejercen los socialistas. Ábalos negó sin embargo que el PSOE sitúe a Ciudadanos como un rival que le dispute el espacio político porque es un partido de «derechas o de centro derecha» que no se define como socialdemócrata y que, más allá de haber ganado en Cataluña, no ha demostrado aún tener un proyecto político viable.

Pero también el mundo empresarial presiona a Ciudadanos, a pesar de que los de Rivera fueran tachados en su día, despectivamente, como «el partido del Ibex 35». El presidente de la patronal catalana Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, instó ayer a los naranjas a liderar las negociaciones para formar Gobierno en Cataluña. «Se ha presentado para ganar. Cuando uno es ganador, es motor y líder», señaló, utilizando casi las mismas palabras que el PSOE.

«Pedimos a la primera formación la valentía, la responsabilidad y el seny de formar Gobierno», insistió el jefe de los empresarios catalanes, a pesar de la evidencia de que las fuerzas constitucionalistas (Ciudadanos, PSC y PP) no suman los diputados suficientes para lograr la investidura de un presidente, ni siquiera en el caso de que contaran con el voto a favor de Catalunya en Comú, el partido en el que se integra Podemos. Gay de Montellà recordó que la actuación del pasado Gobierno independentista provocó la fuga masiva de empresas y explicó que los empresarios desean la vuelta a la normalidad y la retirada del retirada del artículo 155, pero aplauden también la actuación de las fuerzas de seguridad.

El Tribunal de Cuentas investigará las embajadas catalanas

El Tribunal de Cuentas investigará, a instancias de PP, PSOE y Ciudadanos, la acción exterior desarrollada por la Generalitat entre el 2011 y el 2017, es decir, durante los Gobiernos de Artur Mas y Carles Puigdemont. Las denominadas embajadas catalanas y el Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña, Diplocat, fueron respectivamente suprimidas y liquidado hace una semanas en aplicación del artículo 155 de la Constitución, precisamente porque el Ejecutivo de Mariano Rajoy consideró que habían sido empleados para fines impropios. Ayer, la Comisión Mixta Congreso-Senado para las relaciones con el Tribunal de Cuentas acordó elevar una petición al órgano fiscalizador para que analice si ha habido un mal uso de los fondos públicos.

Detenidos dos ediles de la CUP por delitos de odio 

Hicieron caso omiso a las dos citaciones previas y hoy sí comparecerán ante la juez de Reus que los investiga por un delito de odio contra la Policía en los días posteriores al 1-O. Lo harán, eso sí, tras pasar la noche privados de libertad, dado que los concejales de la CUP de esta localidad tarraconense Marta Llorens y Oriol Ciurana fueron detenidos por los Mossos d’Esquadra pasado el mediodía. Horas antes, al recibir la orden judicial de detención, los concejales acudieron al Ayuntamiento de Reus a esperar que se hiciera efectiva. «Lo volvería a hacer», dijo Marta Llorens.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El PSOE y la patronal catalana se suman a la presión a Ciudadanos en Cataluña