Rivera a Rajoy: Si no cesa a Barreiro, se congelará el acuerdo de investidura

EFE

ACTUALIDAD

Víctor Lerena | EFE

La senadora del PP está imputada en la operación Púnica

08 ene 2018 . Actualizado a las 16:24 h.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha exigido al PP y a Mariano Rajoy que «no huya» de la corrupción y «dé la cara», advirtiendo de que si no cesan a la senadora popular Pilar Barreiro, imputada en la operación Púnica, quedarán «congelados» los acuerdos de investidura.

En la primera rueda de prensa en la sede de Alcalá tras las vacaciones de Navidad, Rivera ha insistido en que la trama Púnica de corrupción «no puede manchar» las Cortes Generales: «No es de recibo», ha recalcado.

Y como no lo es, ha señalado, Ciudadanos ha insistido en condicionar el acuerdo de investidura y el «preacuerdo» sobre los Presupuestos de 2018 a que el PP aparte a la senadora.

«Pedimos al PP que no ponga en jaque los derechos de tantos españoles, cumpla su palabra y luche contra la corrupción» recordándole que ya intentó en Murcia poner al expresidente Pedro Antonio Sánchez por encima de los intereses de los murcianos «y no lo consiguió», ha dicho, porque tuvo que dimitir forzado por Ciudadanos.

No habrá paz para Ciudadanos: el PP despliega su artillería a la vuelta de las Navidades

Fran Balado

El PP venía avisando durante las vacaciones, pero no ha sido hasta este lunes, coincidiendo con el regreso al curso político tras el parón navideño, cuando ha sacado toda su artillería. El coordinador general del partido, Fernando Martínez-Maíllo, admitió que el comité de dirección había resultado «largo e intenso».

En su comparecencia tras la reunión en Génova 13 de la cúpula del partido, Maíllo intentó sacar a su formación de esa esquina del ring en la que parece que ha quedado encajado tras los pobres resultados obtenidos en Cataluña, y lo hizo a base de contraatacar. Sin tregua; alternado sutiles mensajes en clave con auténticos guantazos. Todos y cada uno de de los golpes parecían destinados a erosionar a la formación que lidera Albert Rivera y que amenaza con robarles la hegemonía del centroderecha. 

Seguir leyendo

En el repaso que ha hecho Rivera en esta comparecencia que ha seguido a la primera reunión de la Ejecutiva del año, ha confirmado también que no ha habido ninguna conversación sobre los presupuestos, cuya negociación está estancada, y cree que el PP debe de estar buscando ahora otros acuerdos parlamentarios.

Ha reprochado en este sentido al PSOE que continúe en el «no es no» y le ha pedido que «desbloquee» las reformas que requiere el país.

Albert Rivera ha hablado también de los objetivos de Ciudadanos para 2018, centrándose en prioridades como la reforma electoral para superar un sistema «obsoleto» y que, muchas veces, a su juicio, representa más a los territorios que a los ciudadanos.

El partido de Rivera incidirá además en reformas de regeneración democrática, entre ellas la supresión de los aforamientos, y la reforma de la Fiscalía General del Estado para evitar que sea una fiscalía «del Gobierno».

Ha avisado por ello de que si el PP y el PSOE siguen vetando en el Pacto de Justicia, que se reúne esta semana, su iniciativa para que sean los jueces los que elijan a los miembros del Consejo General del Poder Judicial, Ciudadanos presentará su propia proposición de ley.

En el terreno laboral, van a estudiar este año una reforma que permita que todos los trabajadores sean de primera «y no de primera y segunda» como ahora: «No puede ser que nueve de cada diez contratos sean basura».

Prioridad igualmente para Ciudadanos es que en el 2018 pueda ver la luz una nueva ley de financiación autonómica, que garantice la «solidaridad», la igualdad en la prestación de los principales servicios sociales y la «corresponsabilidad» de las comunidades autónomas.

Este año, quieren también que se ponga en marcha la Mesa del Agua, medida prevista en el acuerdo de investidura, ante el grave problema de la sequía.