El ventilador de Rodrigo Rato

El expresidente de Bankia carga contra Luis de Guindos, el FROB y los inspectores del Banco de España. Da a entender que el Gobierno de Rajoy quiso el rescate de España y solo logró el bancario

El controvertido ventilador de Rato Serio en su intervención, crispado al responder a los diputados, Rodrigo Rato no ha deslizado la más mínima autocrítica a su gestión de Bankia
Agencias

Ha eludido la autocrítica y, a cambio, ha repartido culpas, también, entre el Gobierno PP. El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, ha acudido esta mañana a la comisión parlamentaria que investiga la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro. Durante su intervención, el que fuera vicepresidente y ministro económico de los gobiernos de José María Aznar ha cargado contra los Ejecutivos de Rodríguez Zapatero y Rajoy y, sobre todo, contra el actual ministro de Economía. Rato ha asegurado que Luis de Guindos le pidió que dimitiera como máximo responsable de Bankia y ha dado a entender que el Gobierno popular quiso el rescate de la economía española en su conjunto tras su llegada al poder. Durante su comparecencia en el Congreso, Rodrigo Rato ha rechazado que sea un delincuente tras ser acusado de defraudador por varios grupos políticos.

Culpa al Gobierno de Zapatero de provocar la burbuja de crédito

El expresidente de Bankia ha responsabilizado a la etapa del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero de relajar las exigencias a las entidades financieras y provocar la burbuja de crédito. Rato ha lamentado que, tras su mandato, se abandonara el consenso político para elegir la Comisión Ejecutiva del Banco de España, a pesar de los acuerdos alcanzados con el PSOE anteriormente para «evitar la politización de la cúpula» del organismo supervisor.

«Un consenso que, lamentablemente, se abandonó en siguientes legislaturas, junto con la aplicación de las provisiones contracíclicas, que también se abandonaron», ha aseverado. Estas provisiones -ha recordado que el sector financiero español las usó de forma «pionera» durante su mandato- cayeron de forma «intensa» durante los años 2005 y 2006, ya con el PSOE en el Gobierno, según datos del Banco de España esgrimidos por Rato.

En este sentido, ha subrayado que, según el propio Banco de España, «se comprueba la explosión de crédito a partir del 2004», ya que si bien la relación de crédito con PIB «no superó el 120 % hasta el 2003», este indicador «se elevó hasta el 210 % en años posteriores».

Rato cree que el Gobierno quiso el rescate de España y solo logró el bancario

Rodrigo Rato ha dado a entender que el Gobierno de Mariano Rajoy quiso el rescate de la economía española en su conjunto tras su llegada al poder. Sin embargo, ha añadido, solo logró el del sector financiero en el verano de 2012, «el único rescate que le ofrecieron», y la prima de riesgo española llegó a 700 puntos básicos, más de 400 puntos por encima que un año antes.

Todo ello contribuyó, en su opinión, a que entre enero y septiembre de ese año, 250.000 millones salieran de la banca española, el 25 % del PIB.

Defiende que los competidores de Bankia organizaron con De Guindos su rescate y luego se beneficiaron de él 

El rescate a la banca, ha explicado durante su intervención en la comisión que investiga la crisis, se consiguió después de que De Guindos, a poco de asumir el cargo afirmara que el sector necesitaba más de 50.000 millones. A partir de ese momento, las acciones de todos los bancos empezaron a caer y el Ejecutivo se apresuró en aprobar dos decretos con mayores exigencias para cubrir el riesgo inmobiliario.

El primero de ellos llegó en febrero y el grupo BFA-Bankia fue capaz de cubrirlo, pero el segundo decreto llegaría en mayo del 2012 y antes de que se aprobara, según Rato, De Guindos le exigió que dimitiera como presidente de Bankia.

La petición llegó durante una reunión con Rato y los principales banqueros del país -Emilio Botín, Francisco González e Isidro Fainé, presidentes entonces de Banco Santander, BBVA y CaixaBank-.

Pero no se trataba del primer encuentro entre De Guindos y los grandes banqueros, ya que Rato ha detallado que antes había habido otros dos en los que el ministro llegó a encargar a los competidores que calcularan las provisiones que podría necesitar Bankia, la entidad que presidía, antes de su nacionalización.

«Durante mis conversaciones con Guindos sobre Bankia en marzo, abril y mayo de 2012, este se apoyó en los principales competidores a los que llegó a encargar realizar cuáles eran las necesarias provisiones para Bankia», ha manifestado, añadiendo posteriormente que «estos mismos competidores fueron, sin duda, los grandes receptores de depósitos que salieron de Bankia tras su nacionalización en el verano del 2012».

Rato ha añadido que el Banco de España fue excluido de estos encuentros, y ha llegado a decir que, en realidad, se le ocultaron.

Además, ha recordado que tras su dimisión, De Guindos cifró en 7.000 millones las necesidades de Bankia para cumplir con los nuevos requerimientos de provisiones, por lo que teniendo en cuenta que el grupo ya había dotado parte, le quedaban unos 5.000 millones.

Sin embargo, también ha rememorado que De Guindos añadió en aquel momento que el Gobierno estaba dispuesto a dar a los nuevos gestores de Bankia, ya presidida por José Ignacio Goirigolzarri, todo lo que pidieran y se tradujo en una inyección de más de 19.000 millones y la pérdida de 4.500 prestados inicialmente al grupo.

Carga contra el Banco de España y el Frob para explicar su papel en el hundimiento de Bankia

Sobre la ayuda requerida por el actual equipo de Bankia, Rato ha recordado que desde el Banco de España, el entonces director general de supervisión, Jerónimo Martínez Tello, consideró que esa cifra era la que garantizaba un 13 % de beneficio para un inversor mayorista.

De su etapa como banquero y de la salida a bolsa de Bankia, por la que se sentará en el banquillo, Rato ha reiterado que en junio de 2010 la fusión prevista por Caja Madrid era con cinco cajas pequeñas, pero un mes después le citan en el despacho del gobernador del Banco de España, en aquel momento Miguel Ángel Fernández Ordóñez, para que sume a Bancaja.

Después de una inspección del supervisor de dos años, el Banco de España consideraba «plenamente absorbible» con el dinero prestado por el FROB, unos 4.500 millones, las pérdidas esperadas.

Posteriormente, las mayores exigencias de capital para las cajas llevaron al grupo germen de Bankia a decidir salir a bolsa, operación que aprueba tanto el Banco de España como el Ministerio de Economía, al igual que cualquier plan de la entidad.

Bankia salió a bolsa en julio del 2011, captó más de 3.000 millones y más del 40 % entre inversores institucionales, «como exigió la CNMV», con un descuento muy superior al estimado inicialmente pero «cumpliendo escrupulosamente» con las condiciones impuestas por los reguladores. 

Niega ser un delincuente político

El exministro de Economía ha afirmado que no es «un delincuente político» y ha acusado a ERC de «protegerse» en el Parlamento para difamarle al señalarle como un delincuente durante sus cargos políticos en instituciones nacionales o internacionales.

«Yo no soy un político delincuente. A mi en 30 años de política no me puede acusar de delincuente», ha dicho en tono airado durante su comparecencia en la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera y el rescate bancario.

El que fuera vicepresidente del Gobierno durante el Ejecutivo de José María Aznar ha lamentado que la diputada de ERC Esther Capella se «proteja» en el Parlamento y utilice esta institución para insultar y le ha reprochado muy irritado que «no se lo voy a consentir».

Capella ha aseverado que Rato personifica la «marca» de una España con una sociedad «corrompida y que corrompe», que se basa en el «amiguismo y el nepotismo» y ha añadido que representa un sistema que se siente impune y que es «depredador».

Además, ha recordado el calificativo de gánster que le profirió un diputado de ERC en el Parlamento catalán antes de ser encausado y que posteriormente ha confirmado una primera sentencia, pese a estar actualmente recurrida.

Rato ha dicho que está acusado, pero por otra causa y no como político, y enfadado ha aseverado: «Yo seré el compareciente y usted la diputada, pero usted me ha insultado y moralmente es muy grave que la gente que viene aquí tenga que ser insultada».

La de Capella ha sido la primera de varias duras intervenciones, como la del protavoz del PSOE en la comisión, Pedro Saura, que se ha remitido a un informe de la Agencia Tributaria que supone, a su juicio, el «retrato de un defraudador y gestor sin principios».

«Es repugnante lo que dice la AEAT de lo que ha hecho usted de la gestión del interés público», ha dicho Saura, recordando las acusaciones de fraude fiscal, cuentas en paraísos fiscales o el cobro de comisiones a los proveedores de entidades públicas, como Bankia. «Saqueaba a la entidad», ha dicho, antes de remarcar que se acogió a la amnistía fiscal «para blanquear» dinero.

Otro que ha criticado a Rato ha sido Alberto Garzón, portavoz de Unidos Podemos en la comisión, que le ha afeado «el tono y la soberbia» del expresidente de Bankia a su paso por la comisión. Asimismo, le ha criticado el desempeño de sus funciones a su paso por cada institución.

Unidos Podemos desea que sea declarado culpable

«Cuando fue jefe del FMI no se actuó para parar una crisis. Siempre hay riesgo sistémico, pero para eso hay gerentes que cobran un pastón por pararlo a tiempo. Usted no lo hizo. Todo lo que ha cobrado en el Gobierno, en el FMI y en Bankia no está justificado», ha dicho, antes de concluir deseando una declaración de culpabilidad por parte de la justicia.

Por su parte, el portavoz económico de Ciudadanos, Toni Roldán, ha afeado a Rato que «el saqueo de las cajas de ahorros fue consecuencia directa del cártel del bipartidismo de amiguetes».

«Usted sustentó un sistema que alimentaba a los partidos políticos con el respaldo de todos, incluido IU», ha censurado Roldán, quien ha criticado que durante el tiempo que Rato estuvo al frente de Caja Madrid, se nombraron «hasta 86 miembros del Consejo de Administración que eran políticos e incompetentes sin demasiados conocimientos económicos».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El ventilador de Rodrigo Rato