Pon este dron inteligente en tu bolsillo y contrólalo con gestos, como un jedi

DJI, la compañía líder del sector, marca tendencia y se acerca al gran público con un aparato ultraportátil, el Mavic Air, que evita colisiones y es capaz de grabar vídeo 4K

Control de un dron Mavic Air con la mano
Control de un dron Mavic Air con la mano

Redacción / La Voz

A los drones les pasa lo mismo que le ocurría hace años a los videojuegos. Muchos los consideran cosa de niños. Se equivocan. No son juguetes y cada vez están más presentes en más áreas de la vida cotidiana. Reparto de paquetes, lucha contra el fuego, gestión de explotaciones agrícolas o de líneas de alta tensión, fotografía y vídeo aéreos... Incluso se han llegado a probar aerotaxis autónomos no tripulados.

Pese a las exigentes barreras legales que imperan en España (la normativa casi siempre va detrás de la tecnología y hasta finales del 2017 no fue actualizada), las posibilidades de empleo son casi infinitas, tanto en el segmento profesional como en el de consumo. Y también las opciones a la hora de hacerse con uno.

Para introducirse en este mundo no hace falta rascarse mucho el bolsillo. Hay productos aceptables desde 40 euros, válidos para hacer una primera aproximación. Pero sí se le quiere sacar todo el partido posible a usar un dron en excursiones, viajes, eventos o aventuras, hay que mirar hacia otro lado, hacia otros presupuestos y hacia otras prestaciones.

En un mercado emergente como es el de los drones no es extraño que haya vaivenes, virajes y cambios de rumbo. Se han producido en el sector de las microempresas operadoras. Al menos en Galicia, donde se registró un bum a lo largo del 2017 con el enganche de muchos autónomos emprendedores. Y también se han producido en el de los fabricantes de aparatos. Una compañía con tanta fama como GoPro acaba de anunciar que lo abandona. Era la segunda del sector y tenía un modelo de éxito, el Karma. ¿Cuáles son las razones de la decisión? Pues problemas internos, la regulación en Estados Unidos y Europa y una extraordinaria competencia, que, en este caso, procede de China.

La reina del mercado de los drones es DJI, una compañía que opera en tres continentes (América, Asia y Europa) y que quiere extender su dominio con un nuevo dron estrella destinado a enamorar a los consumidores no profesionales que puedan y quieran gastar 850 euros. Es el Mavic Air. Ya está a la venta y fue presentado al mundo esta semana en Nueva York y en Mónaco.

¿Cuáles son sus armas? La primera es el tamaño. Es un dron muy fácil de transportar, extremadamente portátil (cabe en el bolsillo de una chaqueta) y plegable, apenas pesa 430 gramos. Es ligero, pero también resistente. Según la compañía, no podría con Evi o temporales similares, pero sí es capaz de volar de forma estable a 30 kilómetros por hora y de alcanzar velocidades del doble.

En principio el Mavic Air no supone una revolución, buena parte de las tecnologías que equipa ya estaban presentes en otros modelos como el Mavic Pro y el Spark, pero sí es el dron de consumo más redondo del mercado. Y seguramente marcará tendencia y acercará a estos aparatos al gran público, sobre todo si salen a la venta productos con sus características a precio más reducido.

Es una gozada darle órdenes con la mano

El aparato se despliega en un minuto. Después solo hay que poner el móvil en el mando, calibrar el dron (dando vueltas) y listo. Zumba (se hace notar) y se eleva hacia los cielos del Principado y sobrevuela el mar de la Costa Azul.

Mónaco en una imagen tomada por el dron Mavic Air
Mónaco en una imagen tomada por el dron Mavic Air

El rango máximo son cuatro kilómetros si no se usan los modos de control por gesto, que enamoran a la primera Responde a los movimientos de manos del piloto, que por momentos parece un jedi usando la fuerza o un guardia civil dando el alto (es la orden de aterrizar). Es una gozada ordenarle (sin mando) que despegue, se eleve, grabe o saque fotos y se vuelva a posar.

Este dron es inteligente e incorpora ayudas al piloto. Puede hacer un mapa de todo el territorio circundante, evitar obstáculos y seguir a personas u objetos.

El Mavic Air destaca por su capacidad de grabar imágenes espectaculares. Luce más en vídeo. En manos de alguien con buen ojo puede hacer maravillas. Y en manos de cualquier usuario normal también. Cuenta con varios modos prefijados que permiten sacarle mucho partido visual, como el asteroide o el bumerán.

[[@youtube:https://www.youtube.com/watch?v=pEp5n1B4EKM]]

Tiene siete cámaras. La principal cuenta con un sensor de 12 megas. Y es capaz de llegar a grabar vídeo en calidad 4K y de operar a varios miles de metros de altura. Para aquellos a los que les gusta viajar, tengan espíritu aventurero y quieran y puedan gastar 850 euros este es su compañero perfecto.

Mónaco en una panorámica sacada con el dron Mavic Air
Mónaco en una panorámica sacada con el dron Mavic Air

¿Entregarán paquetes los drones?

María Viñas

En España, complicado por ahora, sobre todo en ciudad: la legislación sigue sin contemplar este transporte de mercancías; preferir vivir en pisos, en lugar de en casas unifamiliares, no ayuda

Somos la colmena de Europa: a diferencia de nuestros vecinos, que prefieren la intimidad de las viviendas unifamiliares, a los españoles nos gusta vivir apiñados verticalmente -el 66 % reside en bloques de edificios en altura, según datos de Eurostat, frente al 30 % de los francesas y al 20 % de los ingleses-, predilección que si bien cuenta con manifiestos beneficios sociales, es un dolor de muelas para el futuro de la logística. Tarde o temprano, será un dron y no un señor de carne y hueso el que deje frente a nuestra puerta (ventana o tejado) nuestros pedidos a domicilio. El problema es cómo llegará hasta ahí. Hasta el corazón de la ciudad. Hasta un séptimo izquierda.

Seguir leyendo

Comentarios

Pon este dron inteligente en tu bolsillo y contrólalo con gestos, como un jedi