El juez rechaza que Junqueras y Sánchez vayan al pleno de investidura

Las renuncias de los exconsellers Serret, Puig y Ponsatí a su escaño allanan la mayoría secesionista. El bloque independentista se asegura 66 votos frente a los 65 del no independentista

DIputados catalanes huidos a Bruselas
DIputados catalanes huidos a Bruselas

Barcelona

El magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que investiga la causa del 'procés', ha recordado  al exvicepresidente catalán Oriol Junqueras, al exconsejero de Interior Joaquim Forn y al exlíder de la ANC Jordi Sànchez , todos ellos en prisión preventiva, que no tienen permiso para acudir mañana a la sesión de investidura del Parlament de Cataluña pero pueden delegar el voto.

La decisión se explica en un auto en el que el magistrado rechaza los recursos presentados por las defensas de Forn y Sánchez, y a los que se adhirió Junqueras, contra la resolución por la que el pasado 12 de enero se les impidió asistir a la sesión de constitución de la cámara catalana. También les recuerda que su actuación social y política «resulta inconciliable» con el permiso que reclaman, justificando así la desestimación del recurso. Insiste en que existe aún riesgo de reiteración delictiva y por ello no pueden obtener los permisos reclamados.

Nueva renuncia desde Bruselas

La diputada de ERC en el Parlament Meritxell Serret, destituida como consellera de Agricultura del Govern y que acompaña a Carles Puigdemont en Bélgica, ha sido la última en formalizar hoy su renuncia al escaño. Previamente, habían renunciado Clara Ponsatí y Lluís Puig, de Junts per Catalunya (JxCat). Los tres consellers cesados dejan paso para blindar así la mayoría independentista en la cámara catalana, ya que los diputados huidos a Bélgica no tienen autorización judicial para poder delegar su voto.

Serret ha remitido a la Mesa del Parlament un escrito de renuncia a su escaño, poco después de que lo hayan hecho Ponsatí y Puig, mientras que, en cambio, el exconseller de Salud Antoni Comín, también en Bruselas y que ya era reticente a dejar el acta de diputado, se ha desmarcado de momento del anuncio de sus excompañeros del Govern.

Con la sustitución de tres diputados en Bélgica, y suponiendo que la CUP sumara sus votos a JxCat y ERC, los independentistas se asegurarían para la investidura al menos 68 votos -sin contar el de Puigdemont, pero sí el de los diputados que permanecen presos, que ya pudieron delegar su voto en la sesión constitutiva- sin que hiciera falta recurrir al voto delegado de nadie. 

Después del pronunciamiento de ayer del Tribunal Constitucional, se daba por hecho que los cinco diputados en Bélgica no podrían delegar su voto y por lo tanto, si todos ellos hubiesen mantenido su escaño, la mayoría de 70 diputados independentistas se habría visto reducida a 65 escaños (sobre un total de 135) y habría podido perder cualquier votación parlamentaria.

Puigdemont no podría ser investido en primera vuelta

Con el actual panorama, lo que sí resulta imposible es que Puigdemont sea investido en primera vuelta, ya que para ello necesitaría la mayoría absoluta de diputados (68 escaños) y por ahora no dispone de tantos apoyos en el hemiciclo. Todo está pendiente de la gran incógnita: si Puigdemont decide volver para ser investido -a riesgo de ser detenido y encarcelado-, o de si el presidente del Parlament, Roger Torrent, incumple con la resolución del Tribunal Constitucional (TC) y promueve una investidura a distancia.

Puig pide «disculpas sinceras» por su «incontinencia verbo/tuitera»

Tras haber anunciado en su cuenta de Twitter la renuncia de los tres exconsellers para blindar así la mayoría independentista en el Parlament con vistas a la sesión de investidura de mañana, Puig escribió otro tuit en el que pedía «disculpas sinceras» por su «incontinencia verbo/tuitera».

«No tengo derecho a hablar en nombre de otros grupos parlamentarios. Y soy consciente de que pese a las disculpas es difícil reparar lo que está dicho», ha añadido Puig.

Puig justificó ayer la renuncia de los exconsellers con el siguiente argumento: «Siempre he dicho que sabíamos cómo sumar 68 en la sesión de investidura del Muy Honorable Presidente Carles Puigdemont. Mañana presento mi renuncia como diputado, consciente de que con Clara Ponsatí y Meritxell Serret hacemos un acto de dignidad por nuestro país. Junts per Catalunya (JxCat) y ERC lo saben gestionar».

JxCat prepara recursos legales contra la resolución del TC 

Junts Per Catalunya prepara recursos legales contra la resolución del Tribunal Constitucional respecto a la investidura de Carles Puigdemont como presidente catalán, por entender que las medidas cautelares dictadas no se ajustan a derecho. En un mensaje en su cuenta de Twitter, el diputado Josep Rull informa de que los servicios jurídicos de JxCat están «analizando durante todo el día las diferentes alternativas» para oponerse a la resolución del Tribunal Constitucional, lo que incluye el Tribunal Supremo, el propio Constitucional y el Tribunal de Estrasburgo, detalla. «A medida que la vamos madurando consideramos que es más manifiestamente contraria a derecho. Las medidas cautelares no se pueden coger por ninguna parte», concluye Rull.

De esta forma, el exconseller expresa su malestar con la resolución que anoche hizo pública el Tribunal Constitucional, por la cual se impide cualquier sesión de investidura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat que no sea la presencial, por lo que prohíbe que el debate y la votación se celebren por medios telemáticos o mediante la sustitución por otro parlamentario. Se trata de una medida cautelar en respuesta al recurso presentado por el Gobierno y en la cual los magistrados del TC dejaron claro también que tampoco podrá procederse a la investidura del candidato «sin la pertinente autorización judicial, aunque comparezca personalmente en la Cámara, si está vigente una orden judicial de busca y captura e ingreso en prisión».

 

Puigdemont pedirá autorización judicial para asistir al pleno de investidura

Europa Press

Josep Rull califica la decisión del Constitucional como una «bofetada con la mano plana en la cara de Soraya Sáenz de Santamaría»

El candidato de JxCat a la Presidencia de la Generalitat, Carles Puigdemont, pedirá autorización judicial para poder asistir al pleno de investidura del Parlament convocado para este martes. Lo ha anunciado este domingo el diputado de JxCat en la Cámara Josep Rull en una entrevista de Catalunya Ràdio, en la que ha asegurado que Puigdemont pedirá esta autorización en las próximas horas, como le pidió el Tribunal Constitucional. Rull ha asegurado que «el pleno continua vigente» y ha calificado la decisión del Constitucional como una «bofetada con la mano plana en la cara de Soraya Sáenz de Santamaría».

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El juez rechaza que Junqueras y Sánchez vayan al pleno de investidura