Un informe de su Gobierno sobre el «brexit» debilita más a May

Prevé un desenlace negativo sea cual sea la salida que se negocie


londres / corresponsal

Da igual cómo salga el Reino Unido de la Unión Europea. Sea cual sea el escenario resultante de la negociación con Bruselas, será malo según asegura un informe secreto del Gobierno británico filtrado al portal de noticias BuzzFeed News del que se deducen dos cosas: el impacto del brexit afectará adversamente a casi todos los sectores económicos y regiones de la isla; el Ejecutivo de May no está revelando al público la información que maneja internamente.

Londres estaría peor fuera de la UE en los tres posibles escenarios que se analizan de acuerdo con la nueva evaluación fechada este mismo mes de enero y que lleva por titulo «Análisis de la salida de la UE». Lo más llamativo es que, aún optando por un acuerdo de libre comercio pactado con Europa, el crecimiento del Reino Unido sería un 5 % más bajo en los próximos 15 años en comparación con las previsiones actuales.

Si la primera ministra optase por salir «sin un acuerdo», como amenaza con boca pequeña cuando los partidarios del brexit la ponen contra las cuerdas, las cosas serían peor. Si el Reino Unido volviera a las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) vería reducido el crecimiento en un 8 %. Por último, aunque May hiciese finalmente caso a su ministro de Economía y Hacienda, Philip Hammond, el más moderado de su gabinete y partidario de optar por la opción más práctica y flexible del brexit, que garantice a Londres acceso continuo al mercado único a largo plazo, el crecimiento caería un 2 %.

Casi todos los sectores de la economía incluidos en el análisis se verán afectados negativamente en cualquiera de los tres escenarios, siendo los más perjudicados los productos químicos, el textil, las manufacturas, la comida y la bebida, los automóviles y la venta al por menor. El sector agrícola sería de los pocos que conseguiría salvarse.

En el lado positivo, el análisis se aferra a que May conseguirá un acuerdo comercial con Estados Unidos sin importar las tiranteces de su relación con Donald Trump, ni las dificultades que está encontrando para acomodar una visita oficial del mandatario estadounidense a la isla. Londres tendría que apostar por acuerdos comerciales con otros países y bloques no pertenecientes a la UE, como China, India, Australia, los países del Golfo y las naciones del sudeste asiático, que representarían del 0,1% al 0,4% del PIB a largo plazo.

El informe deja claro el riesgo de que el estatus de Londres como centro financiero pueda verse seriamente afectado, una amenaza contra la que lucha a capa y espada el alcalde de la capital británica, Sadiq Khan, pidiéndole a May un lugar destacado en la mesa de negociación.

La filtración cayó como un jarro de agua fría en el entorno de la primera ministra, cuya capacidad para gestionar la unidad de su gabinete se ha vuelto a ver cuestionada por la presión centrífuga que ejercen sobre ella las dos alas de su partido y que, además, se enfrenta a un debate incómodo sobre las condiciones del brexit en los Lores, donde los tories carecen de mayoría. Sin embargo, no ha sido la única que ha tenido una jornada negra. El ministro de Exteriores Boris Johnson quedó retratado por un comité conservador, que lo acusó de enviar mensajes contradictorios sobre el papel de Whitehall en las negociaciones y le exigió que aclare cómo quiere que se relacionen el Reino Unido y la UE tanto en seguridad como en política exterior a partir de ahora.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Un informe de su Gobierno sobre el «brexit» debilita más a May