Las familias asturianas afrontan una subida extra del recibo de la luz

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Pilar Canicoba

Los consumidores del Principado deberán asumir los tributos autonómicos que pagaron las eléctricas en 2013. El Principado ingresó ese año 52,66 millones por los dos gravámenes

02 feb 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

La maltrecha economía de las familias asturianas sufrirá un nuevo varapalo. Y ya son demasiados desde el estallido de la crisis en 2008. El precio de la luz sube sin control -el año pasado cerró con un incremento superior al 10%, aunque se ha controlado en enero- y los bolsillos de los consumidores asturianos volverán a recibir un nuevo golpe. El recibo de la luz subirá puntualmente en la región para asumir los sobrecostes energéticos que tuvieron que afrontar las compañías eléctricas en el 2013 por el pago de dos impuestos autonómicos: el de saneamiento y el impuesto sobre el desarrollo de determinadas actividades que inciden en el medio ambiente. 

En 2013 estuvo en vigor un real decreto ley (luego derogado) que obligaba a repercutir en cada comunidad los tributos que recaudaba entre las empresas eléctricas. Esto no llegó a aplicarse, pero ahora sí, por mandato del Tribunal Supremo. En su momento no se repercutieron esos impuestos en el recibo, pero sí lo harán ahora, cinco años más tarde.

Esta misma refacturación ya la tuvieron que afrontar en el 2017 los consumidores de Castilla-La Mancha, Cataluña, La Rioja y Valencia. Fueron los primeros en abonar ese suplemento territorial, pero detrás irán todos los demás, asturianos incluidos.