De Sousa, principal procesado por la quiebra de Pescanova con nueve delitos

De la Mata pone fin a casi cuatro años de instrucción y da paso a la apertura de un macrojuicio oral con 31 investigados


vigo / la voz

La nueva Pescanova es hoy un grupo a salvo, saneado por sus principales acreedores financieros, que entraron en el capital y aplicaron un potente plan para duplicar ventas en un par de años. Pero podía no existir. Entre los años 2013 y 2014, la mayor pesquera de Galicia tuvo un pie y parte del otro en la quiebra, por una gestión que ahora, tras casi cuatro años de investigación, irá a juicio en cuestión meses.

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata puso ayer fin a esta larga instrucción en un auto que convierte al expresidente de la vieja Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, en el principal procesado, por ser el único que acumula nueve delitos por los que será juzgado: falseamiento de cuentas anuales, falseamiento de información económica, estafa para captar inversores, estafa a entidades financieras, falsedad en documento mercantil, insolvencia punible, alzamiento de bienes, uso de información relevante e impedimento de la actuación del organismo supervisor.

Fuentes judiciales consultadas se muestran cautas a la hora de estimar las posibles penas, aunque coinciden en que, de entrada, parece difícil que eluda la prisión.

Junto a él, 18 personas, la mayoría vinculadas a los órganos de dirección de la empresa que presidía De Sousa. Entre ellos, su hermano, Fernando Fernández, su hijo Pablo Javier Fernández y su esposa, María Rosario Andrade. En la lista de investigados por hasta ocho delitos están, en distintos grados de imputación, Alfonso Paz Andrade, José Antonio Pérez Nievas, Antonio Táboas. Alfredo López Uroz, Joaquín Viña Tamargo, Ángel González Domínguez, José Manuel Gil González, Alfonso García Calvo, Carlos Turci , Camilo Rodríguez, Javier Fernández Corujeira, Francisco Retamar, Manuel López Rodríguez, Antonio Casas y Santiago Sañé. También están convocadas a comparecer en el banquillo de los acusados 12 sociedades, entre ellas Pescanova S. A. (ahora convertida en sociedad de cartera) y BDO, la auditora de cuentas bajo gestión de De Sousa, que ya ha anunciado que recurrirá. En total, 31 investigados.

Indicios para juzgar

Dice el auto que la investigación judicial ha permitido determinar que «la insolvencia de Pescanova tiene su origen en prácticas irregulares ligadas directamente al área financiera del grupo». Detalla que «su modus operandi pasaba por obtener financiación de los bancos a través de créditos documentarios en base a operaciones inexistentes o simuladas sin que estas entidades financieras supieran que eran falsas».

De la Mata también ha optado por abrir una pieza separada para investigar a María Rosario Andrade, así como a dos de sus hijos, por unas cuentas abiertas en una entidad bancaria de Andorra cuyos fondos -en torno a 3,4 millones de euros- no habían sido declarados ante la Hacienda española. En su declaración al juez, los tres aseguraron que el dinero procedía de la venta de caballos de su negocio equino.

Los delitos

1. Falseamiento de cuentas anuales y otros documentos relevantes. Alterar los balances y cuentas anuales o cualquier otro elemento que deba reflejar la situación económica o jurídica de la sociedad.

2. Falseamiento de información económica y financiera. Entre el 2009 y el 2012, cuando fluyó información falseada, hubo ampliaciones de capital. El auto habla de engaño consciente para ofrecer una imagen irreal.

3. Estafa (captación singular de inversiones). Se refiere a los fondos Luxempart y Silicon Metals y al engaño que sufrieron con ocultación de la situación de insolvencia de la sociedad.

4. Estafa con facturas falsas a entidades financieras. Basada en transacciones en las que no existía mercancía real. Además de obtener financiación bancaria, generaron resultados contables irreales.

5. Falsedad en documento mercantil. Facturación ficticia por traspaso de mercancía irreal.

6. Insolvencia punible. Situación derivada de prácticas financieras irregulares, al menos desde el año 2009.

7. Alzamiento de bienes y blanqueo. De Sousa y su esposa trataron de sacar a través de Portugal 5 millones de euros a un banco en China.

8. Uso de información relevante. Venta de acciones previa a la quiebra para evitar pérdidas.

9. Impedimento de la acción del organismo supervisor. Denuncia de la CNMV por resistencia a la supervisión del regulador.

Novahonduras se cae del grupo, con la venta de la filial dedicada al cultivo del langostino

Ya lo avanzaba el plan de negocio del grupo recién salido del concurso de acreedores. La apuesta por la acuicultura se mantendría solamente bajo criterios de rentabilidad, y el negocio de Nueva Pescanova en Honduras no lo era. Lo volvió a constatar la compañía, ya bajo la gestión de su consejero delegado, Ignacio González, que se encargó de recorrer una a una las instalaciones piscícolas del grupo por todo el mundo. La consecuencia es la venta de Novahonduras, que la compañía comunicó ayer, lo que supone el fin del negocio de granjas de acuicultura de langostino vannamei, además del de una fábrica de procesado de langostino en este país.

Pescanova mantenía estas instalaciones en alquiler a un tercero desde hacía un año, «por lo que su venta no repercutirá en la cifra de procesado de langostino», explicó la empresa, añadiendo que «el acuerdo con el nuevo propietario contempla un compromiso de suministro preferente para Nueva Pescanova».

Esta operación, que se llevó a cabo a finales de 2017, forma parte del plan de desinversiones en activos no rentables o no estratégicos contemplados por la compañía hasta el 2020.

Pescanova anunció ayer que, como contrapartida, ha reforzado sus operaciones en Nicaragua con la adquisición de una granja acuícola y diversas inversiones para potenciar la producción de langostino, lo que le ha permitido incrementar en 7.000 toneladas su capacidad productiva en este país.

El grupo procesa anualmente más de 40.000 toneladas de langostino vannamei, lo que lo convierte en uno de los mayores productores mundiales.

Comentarios

De Sousa, principal procesado por la quiebra de Pescanova con nueve delitos