Montoro sugiere ahora el perdón de los intereses de la deuda autonómica

Dice que no es coherente que el Estado se financie con lo que le deben las comunidades


madrid / la voz

Montoro fue el encargado de abrir la caja de los truenos, cuando hace un par de semanas sugirió la posibilidad de realizar una quita a las comunidades autónomas más endeudadas. Con Galicia a la cabeza, los territorios que lograron ajustarse a sus presupuestos sin recurrir al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) pusieron el grito en el cielo al considerar que se trataría de una medida injusta por parte del Gobierno central, castigando a los cumplidores y premiando a los informales. Un par de días más tarde, Rajoy secundó el mensaje de su ministro, advirtiendo que el interés común estaba por encima de todo. A punto de desatarse una crisis en el seno del PP, el presidente del Gobierno y el titular de Hacienda compartieron mesa este lunes con los barones territoriales en una comida en la que las dos principales posturas al respecto expusieron y debatieron el asunto. Tras atender con interés, a los postres, Montoro, con el visto bueno de Rajoy, garantizó que no habría quita, pero sugirió a los dirigentes autonómicos populares algo de cintura para encontrar una solución sin dejar caer a ninguna comunidad en la bancarrota y, de paso, les pidió que trabajaran en un documento que sirviera de esqueleto para actualizar el actual sistema de financiación autonómico.

Este jueves, tres días después de esa comida de confraternización que mantuvieron en Génova 13 la cúpula del partido y los barones territoriales, el ministro de Hacienda volvió a lanzar un nuevo globo sonda en el que se aprecia por dónde pretende que vayan los tiros a partir de ahora. Según lo que se desprende de sus palabras previas a su intervención en la clausura de la asamblea de la Confederación Española de Jóvenes Empresarios, el Gobierno se estaría planteando perdonar los intereses contraídos por todas las comunidades autónomas con la administración central. Según sus palabras, a Montoro no le parece «muy coherente» que el Estado se financie con los intereses de la deuda de otros territorios. Técnicamente, la supresión de los intereses de la deuda a todas las comunidades sería una vía a medio camino entre la quita y esa posible «reestructuración» que mencionaba Feijoo en la misma puerta de la sede de su partido a la que estaría dispuesto a abrirse.

«Un debate tramposo»

Mientras, en Andalucía, María Jesús Montero, consejera de Hacienda y Administración Pública, destacó que la Junta «no comparte la condonación de la deuda» y que, sin embargo, sí está «por la labor de reestructurar» la deuda de los territorios infrafinanciados con el actual modelo, entre los que incluye el suyo. «El debate debe estar en la insuficiencia de recursos, no en la quita de la deuda. Sustituir uno por otro es un debate tramposo que no ha lugar y que no vamos a permitir», añadió.

Feijoo dice que a Galicia le interesa una reestructuración equitativa

J. C.

La reestructuración de la deuda autonómica «interesa» al presidente de la Xunta, que ha rebajado sensiblemente su irritación hacia el ministro de Hacienda

Hablar de quita en la Xunta de Galicia genera sarpullidos, hace una semana, hoy y previsiblemente durante una buena temporada. La reestructuración de la deuda autonómica, en cambio, «interesa». En solo siete días, el presidente Feijoo ha rebajado sensiblemente su irritación hacia el ministro de Hacienda, que ha apaciguado su inquietud tras la reunión en Madrid de los dirigentes territoriales del PP en la que Cristóbal Montoro aclaró ideas y términos.

El presidente gallego, que ha dedicado sus últimas intervenciones públicas a alertar del «riesgo moral» que supondría para España premiar a las comunidades incumplidoras, sí cree que una intervención en la deuda de forma «equitativa» sería beneficiosa para Galicia. Con la garantía de que la condonación está descartada, Feijoo se ha empeñado en abordar el reto de la financiación con un tono mucho más relajado y conciliador, hasta asegurar que nunca creyó que el Gobierno fuese a aplicarla, ya que hasta Montoro «o desmentiu». De hecho, interpreta que ahora Galicia se encuentra «no mellor punto de partida» para la negociación, al garantizarse que el gasto descontrolado no tenga premio o que se castigue la responsabilidad: «Paréceme un avance», concluyó antes de volver a rebajar la tensión con el resto de las comunidades que acudieron al fondo de liquidez «porque os bancos non lles deixaban nin un euro». De no haber sido así, explicó, los perjudicados hubieran sido los ciudadanos y las empresas que prestan servicios a esos gobiernos.

Seguir leyendo

El Banco de España demanda el cumplimiento estricto de las condiciones

El Banco de España ve «necesario» que las comunidades autónomas cumplan de forma «estricta» la condiciones presupuestarias que imponen los préstamos obtenidos a través del Fondo de Liquidez Autonómica, de Facilidad Financiera y del Plan de Pago a Proveedores, todos concedidos por la Administración central durante la crisis, «para evitar incentivos a políticas presupuestarias inadecuadas».

Coincidiendo con el debate sobre el modelo de financiación y la quita a los territorios más endeudados, la institución bancaria publica una nota en la que augura que las comunidades podrán dejar de financiarse a través de estos mecanismos extraordinarios gracias a la recuperación económica, pero que mientras estén en vigor estas herramientas, «resulta necesario que se apliquen de manera estricta los elementos explícitos de condicionalidad con los que estos cuentan sobre la actuación presupuestaria».

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Montoro sugiere ahora el perdón de los intereses de la deuda autonómica