La mujer del Chicle declina la petición de su marido para tener un vis a vis en la cárcel por la presión familiar

Está previsto que este sábado tenga lugar la visita familiar de carácter ordinario, a la que en principio acudirían Rosario Rodríguez y su hija


ribeira / la voz

El descontento de la familia de Rosario Rodríguez, la mujer de José Enrique Abuín, el Chicle, por la relación que continúa manteniendo con su marido parece ser la causa de que ella declinase una petición efectuada por él para mantener, este viernes, un vis a vis en una sala privada de la cárcel de A Lama.

Al parecer, el Chicle, autor confeso del crimen de la joven Diana Quer, habría cursado esta solicitud a Instituciones Penitenciarias, algo a lo que tiene derecho en su calidad de preso, para poder estar con su mujer sin que hubiese por el medio una fría cabina acristalada.

En principio, la demanda de José Enrique Abuín fue aceptada por la Administración competente, pero Rosario Rodríguez la rechazó y comunicó su decisión de no asistir. Todo parece indicar que la familia de la esposa del Chicle le ha transmitido a esta su malestar porque no comprende que continúe acudiendo a visitarlo.

Las consecuencias

Tampoco agradaría a su entorno más próximo la exposición que implican esas comparecencias en la penitenciaria de A Lama, principalmente por lo que pueden suponer de cara a su causa y a su posible implicación en los hechos que se investigan. Cabe reseñar que las acusaciones que pesan sobre Rosario Rodríguez están sobreseídas temporalmente.

Sin embargo, hoy está previsto que, como cualquier otro sábado, tenga lugar la visita familiar de carácter ordinario, a la que en principio acudirían Rosario Rodríguez y su hija.

En este caso se trataría de un encuentro que se desarrolla en una cabina y con un cristal de por medio. Tanto su progenitora como la adolescente ya se han desplazado en otras ocasiones a la prisión pontevedresa.

En este sentido, indicar que ha sido la propia hija la que, en alguna oportunidad, ha solicitado a su madre asistir a estos encuentros reglados para ver cómo estaba su padre y poder conversar.

Las reticencias del círculo más próximo a Rosario Rodríguez a estos contactos pueden estar motivadas por que pueda dar la impresión de que está arropando al Chicle y que esta circunstancia pueda volverse en su contra, ocasionándole perjuicios de imprevisibles consecuencias.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La mujer del Chicle declina la petición de su marido para tener un vis a vis en la cárcel por la presión familiar