Los teléfonos pierden protagonismo en el prólogo del Mobile de Barcelona

Samsung presenta los Galaxy S9 y S9+, dos terminales que aspiran a ser el móvil del año por su formidable cámara

;
S9 y S9+, la cámara más móvil del mercado Samsung presenta en el Mobile World Congress su nuevo buque insignia. Almacenamiento de hasta 256 GB y procesador Exynos 9810. Pero sin duda, lo que lo diferencia del resto, es la cámara más luminosa montada hasta ahora en un smartphone.

E. especial / Barcelona

Samsung volvió a ser la gran estrella mediática del prólogo del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona. Ante una abarrotado auditorio, la compañía presentó sus dos nuevos terminales estrella, el Galaxy S9 y el Galaxy S9+, firmes aspirantes a ser uno de los teléfonos del año.

Había mucha expectación por ver de lo que eran capaces estos móviles. Se habían filtrado a la prensa especializada bastantes características, pero nadie fuera de Samsung y algunos socios electos había podido experimentar el poderío de su cámara (dual en el caso del S9+) y probar el modo de vídeo Super Slow-Mo, capaz de grabar a 960 frames por segundo (una velocidad altísima) y de convertir algo tan aparentemente anodino como echar agua en un vaso en un cautivador espectáculo visual.

Al término de la presentación, cuando llegó el momento de las pruebas, esa fue una de las dos características que más interés despertó. La otra, también relacionada con la cámara «reimaginada» de los S9, es la posibilidad de crear de manera sencilla emojis personalizados con el propio rostro del propietario del teléfono o de quién él quiera. En esencia, esta función recuerda a la de los Miis de Nintendo, pero va mucho más allá. Solo hay que sacarse un selfi y el S9 convierte el rostro en un dibujo que después se puede animar de forma fiel gracias a la realidad aumentada.

Ambos Galaxy, capaces de controlar un hogar inteligente, saldrán a la venta el 16 de marzo. Los precios están por debajo del simbólico umbral de los 1.000 euros, cruzado por la propia Samsung con el último Note y por Apple con su iPhone X. El S9 costará 849 euros. Y el S9+, 100 euros más. Además de la cámara dual, los separa el tamaño, la pantalla «infinita» del más pequeño mide 5,8 pulgadas, la del más grande, 6,2.

La realidad aumentada no solo sirve para los emojis, también permite al móvil traducir rótulos al instante o reconocer objetos para poder comprarlos después.

Los Galaxy lograron más protagonismo por la decisión de otro de los competidores por el liderazgo mundial de telefonía, Huawei, de no lanzar su nuevo terminal estrella en Barcelona. La compañía china, que siempre ha apostado fuerte por el Mobile, centró su presentación en un nuevo ordenador portátil, el Matebook X Pro, capaz de competir con cualquier rival del mercado (Windows y Mac) y que sigue la estela de ofrecer muy buenas prestaciones a un precio no tan exagerado como los- anteriores Matebook. ¿Sus armas? Un peso de 1,3 kilos, una pantalla táctil de 13,9 pulgadas, una tarjeta gráfica dedicada, más de 12 horas de autonomía, cuatro altavoces y una cámara que no hay que tapar (para prevenir ataques a la privacidad) ya que emerge desde el teclado cuando se quiere utilizar.

Huawei también presentó una tableta Android, la MediaPad M5. Disponible en dos tamaños, 8,4 y 10,8 pulgadas, destaca por su pantalla y por su sonido. Hay varias configuraciones. La más básica arranca de los 350 euros.

Internet de las Cosas e IA para los hogares españoles

C. R.

El MWC ha ido cambiando a lo largo de los años. Donde antes los reyes eran los smartphones, ahora el protagonismo recae en las tecnologías llamadas a transformar la sociedad en el futuro cercano.

La jornada previa al Mobile arrancó con ecos de la polémica por el boicot de varias instituciones catalanas al rey, pero también con el anuncio de una alianza que pretende popularizar en España los hogares conectados a partir de dos tecnologías clave, la llamada Internet de las Cosas (caracterizada por las conexiones de objetos domésticos y todo tipo de máquinas a la Red) y la inteligencia artificial.

Los firmantes del acuerdo son Vodafone y Samsung. Como hizo en su día con Netflix o HBO, la empresa de telecomunicaciones ha buscado un socio potente para lanzar un servicio destinado a captar la atención del gran público. El compañero de viaje en este caso es Samsung, que lleva años trabajando con objetos conectados a través de su plataforma Smart Things. El producto Se llama V-Home by Vodafone. Y permite a los clientes controlar desde el móvil los dispositivos inteligentes de su hogar.

España será el primer país en el que se lanzará comercialmente el servicio. Será esta primavera. Los clientes de Vodafone podrán adquirir varios kits. El modelo de gama más modesta les permitirá monitorizar lo que pasa en su hogar y controlarlo desde una aplicación móvil. Incluye una cámara, sensores (de presencia o de temperatura, para saber lo que pasa en la habitación de un bebé, por ejemplo) y una sirena. A partir de ahí, todo puede crecer.

Este servicio utiliza la conexión a Internet que el cliente ya tiene contratado. Y utiliza una aplicación como vehículo para gestionarlo y para configurar las alertas. De administrar las conexiones y las reglas entre los dispositivos conectados se ocupa una app de Samsung, también artífice de la capa de seguridad que protegerá a estos hogares inteligentes. ¿Y cuánto cuesta? Pues el precio no está cerrado, pero en la rueda de prensa se habló de cuotas aproximadas de unos 10 euros (que se sumarían a la tarifa contratada). A mayores hay que sumar el precio de los kits de dispositivos, unos 300 euros el imprescindible y unos 100 euros los complementarios.

No fue el único anuncio del día que promete extender el uso del Internet de las Cosas en España. Telefónica lanzó el proyecto Aura, un asistente virtual (les suenan Siri, Alexa o Google Assistant) con inteligencia artificial incorporada que, en un primer momento, permitirá a los clientes comunicarse de forma más directa con la compañía. Y luego irá ganando capacidades.

Telefónica también presentó su propio altavoz inteligente, Movistar Home, que tendrá a Aura como motor y que permitirá a los usuarios, por ejemplo, proyectar videollamadas en el televisor o cambiar de canal con la voz. Estará disponible desde otoño.

Comentarios

Los teléfonos pierden protagonismo en el prólogo del Mobile de Barcelona