Big Data al alcance de pequeñas y grandes empresas

Vodafone lanza un servicio para dar a las empresas de todo tamaño y a las administraciones públicas posibilidades de acceder al petróleo del siglo XXI, la inteligencia de datos


Barcelona

La información es el petróleo del siglo XXI. Cuando usamos un teléfono móvil o navegamos por Internet dejamos huella. Y generamos datos. Los datos individuales sobre nuestros hábitos (dónde vamos, el tiempo que pasamos en su sitio las webs que visitamos, las apps que usamos) por si solos tienen un valor limitado, pero si se acumulan de forma agregada, conforman un tesoro, una oportunidad de negocio. Y una herramienta fundamental para la toma de decisiones empresariales y políticas.

Acceder a un servicio de inteligencia de datos puede marcar la diferencia competitiva para una empresa de gran tamaño, pero también para un emprendedor a la hora de elegir la ubicación de su negocio. Es en ese contexto en el que la operadora Vodafone, que tiene el 25 % del mercado de la movilidad en España, ha decidido lanzar un servicio para compañías de todas las dimensiones y para administraciones públicas.

¿Cómo funciona? Con los datos que generan sus cliente, Vodafone los anonimiza (no sirven para ubicar a personas concretas), los agrega y se los pasa a su socio en esta iniciativa, la empresa CARTO, experta en Big Data, para que extraiga la información que necesita el cliente y se la ofrezca de forma accesible, como si tuvieran su propio Jefe de Tratamiento de Datos o personal especializado.

El servicio, llamado Analytics, tiene una doble vertiente. Una para grandes empresas, que pueden optar por una solución personalizada, y otra para el resto de clientes, que pueden optar por un modelo estándar en módulos a cambio de una cuota mensual (el precio oscilaría entre los 1.000 y los 1.500 euros). Por ejemplo, los propietarios de una cadena de tiendas podrían saber de dónde viene la gente que los visita, si son hombres o mujeres, cuál es su edad media, los establecimientos que se solapan. También el organizador de un evento puede averiguar cuál es su público y un gobierno municipal puede averiguar cuáles son las zonas de su territorio son más visitados por turistas. Si se combina esta información con el desarrollo de las llamadas Smart Cities (sensores en aparcamientos y en la red de tráfico), puede ser una herramienta muy valiosa para tomar decisiones a la hora de reformar el transporte público o de establecer un nuevo sistema de limpieza de las calles.

El servicio ya está en marcha. El primer cliente ha sido una gran inmobiliaria. ¿Llegarán más? Vodafone es muy optimista con las posibilidades de Analytics y considera que el proyecto puede evolucionar en el futuro y abrirse a nuevas opciones de comercialización. 

Big data, el petróleo del siglo XXI y las refinerías de información

César Rodríguez

El análisis y la ingeniería de datos abre nuevos nichos de empleo y oportunidades de negocio; Europa necesita cientos de miles de expertos para engancharse a la nueva fiebre del oro

«Los datos son el petróleo del siglo XXI». Esta frase tiene muchos padres y se parece mucho a un eslogan profético, pero cobra más sentido a medida que pasa el tiempo y nos acercamos al horizonte del 2020, el año en el que la industria tecnológica mundial planea que despegue la siguiente gran revolución, la de las redes 5G y el Internet de las cosas.

Vivimos rodeados de flujos de datos. Nos convertimos en uno cuando usamos nuestro móvil, hacemos una operación bancaria por Internet, compramos una prenda en una tienda online, hacemos un retuit, damos un me gusta en Facebook o, simplemente, buscamos cómo llegar a algún sitio en Google Maps. Todas esas acciones conforman la huella digital de cada ser humano del planeta. Y vale dinero. ¿Cuánto? Pues es una pregunta que circula por la red desde hace años. Y no tiene una respuesta fácil. Una investigación en el Reino Unido cifró en 694 euros el supuesto valor anual de su información personal. Pero esa cifra es anécdotica. Habría que poner en una parte de la balanza los servicios que se utilizan sin pagar con dinero y en la otra los beneficios para empresas como Facebook, cuyo negocio publicitario está basado en lo que dicen y hacen sus usuarios y que ingresó 8.626 millones de dólares por publicidad en el último trimestre del 2016.

Seguir leyendo

Comentarios

Big Data al alcance de pequeñas y grandes empresas