Jordi Sànchez recurre en el Supremo para poder acudir a su investidura

El candidato a la Presidencia de la Generalitat alega que el tribunal vulnerará la Constitución si le impide acudir al Parlament para su investidura


Barcelona

El candidato a la Presidencia de la Generalitat, Jordi Sànchez (JxCat), ha presentado la mañana de este lunes un recurso de apelación ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo para que le permita acudir a su investidura en el Parlament.

En el recurso, Sànchez pide que la petición se tramite con la máxima celeridad posible teniendo en cuenta «la suma excepcionalidad de los intereses en juego»: tanto los derechos políticos del candidato a ser investido como los de sus millones de votantes.

La defensa de Sànchez puntualiza que, pese a que el pleno de investidura previsto inicialmente para este lunes ha sido aplazado por el presidente del Parlament, Roger Torrent, este no puede esperar indefinidamente a saber si Sànchez puede acudir al pleno, y asegura que cualquier demora puede suponer una «frustración irremediable».

La defensa también alega que si no le permite acudir al Parlamento para su investidura, el tribunal vulneraría la Constitución y el Estatut y limitaría «gravemente» la democracia y la autonomía catalana.

El pasado viernes el juez Pablo Llarena denegó su petición de ser excarcelado para acudir al pleno de investidura, inicialmente previsto para hoy en el Parlament pero después aplazado.

El pasado viernes, los abogados del candidato anunciaron que hoy solicitarían al Tribunal Europeo de Derechos Humanos que, cautelarmente, permitiera salir a Sànchez de la cárcel para su investidura, pero a última hora de ayer desistieron de esa iniciativa y decidieron presentar recurso de apelación al Supremo.

Los Mossos avisaron al Govern de que irían a la cárcel si seguía el «procés»

melchor sáiz pardo

Sus espías supieron en el 2015 del plan de la Fiscalía a través de un infiltrado

El Gobierno catalán sabía desde el verano del 2015 que una declaración unilateral de independencia acabaría con los miembros del Ejecutivo autonómico en la cárcel. El servicio de espionaje de los Mossos d’Esquadra informó al propio Gobierno catalán de que la Fiscalía había recibido ya entonces órdenes de reclamar el ingreso en prisión del presidente de la Generalitat (que entonces era Artur Mas) y de todos sus consejeros en el caso de que se hiciera una declaración formal de secesión, como la que finalmente se produjo en octubre del 2017.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Jordi Sànchez recurre en el Supremo para poder acudir a su investidura