Rebelión en las aulas contra las armas

Histórico paro de los estudiantes de EE.UU., un mes después de la última masacre


Nueva York / Corresponsal

Un mes después de la masacre de Parkland, decenas de miles de estudiantes salieron ayer a las calles para honrar a las 17 víctimas mortales y exigir un mayor control en el acceso a las armas. La costa este fue la primera en iniciar el National Walkout Day, el histórico paro en más de 3.000 centros educativos de EE.UU., así como largas marchas para reclamar al Congreso acciones concretas para evitar los tiroteos.

Fueron paros de 17 minutos, uno por cada vida que arrebató Nikolas Cruz en el instituto de Marjorie Stoneman Douglas. «Espero que la gente se dé cuenta de que realmente no vamos a parar», advirtió Heather Taylor, superviviente de la masacre y miembro de NeverAgain. Esta estudiante de 15 años fue una de las miles de voces que ayer repitieron mensajes «Nunca más» y «basta es basta». «Estamos cansados de pensamientos y oraciones. Estamos listos para hacer algo», dijo Elisabeth Downing, una de las organizadoras de la protesta en la escuela secundaria Terre Haute North, en Indiana.

En Rhode Island, el metro de nieve no detuvo a 250 estudiantes que cambiaron la marcha en la calle por los auditorios de sus colegios. «Podríamos haber sido nosotros, el clima no era excusa», explicó Karly Evans. La esperanza por cambiar el futuro fue especialmente conmovedora en la escuela Columbine, en Colorado, donde la huelga duró 30 minutos, 17 por las víctimas de Parkland y 13 por las bajas que ellos mismos sufrieron en la matanza de 1999.

Nueva York, Chicago, Miami, San Francisco o Washington fueron otros de los escenarios de la protesta. Los estudiantes dieron la espalda a la Casa Blanca durante sus 17 minutos de silencio, entre pancartas en las que se leía «Protejan a la gente, no a las armas». Lugo se dirigieron al Capitolio.

Rehenes de la NRA

«Estos jóvenes están aquí para liberarnos», manifestó la senadora Elisabeth Warren. Esta líder demócrata, Nancy Pelosi y Chuck Schumer salieron de sus oficinas en Capitol Hill para marchar con los estudiantes por la avenida Pensilvania y reivindicar que el Congreso deje de ser «rehén de la NRA [Asociación Nacional del Rifle]». Otra de las principales reclamaciones de estudiantes, padres y profesores fue la prohibición de la venta de rifles de asalto (como el AR-15 usado por Cruz), así como no armar al profesorado tal y como el presidente Donald Trump propone para acabar con los tiroteos en los centros educativos. En Florida ya se ha aprobado una ley que permite armar a algunos empleados de las escuelas estatales. En plena controversia, el martes un profesor de California disparó de forma accidental su pistola mientras explicaba a sus alumnos cómo desarmar a alguien.

La batalla no ha hecho más que comenzar. El día 24 está convocada la gran Marcha por Nuestras Vidas en Washington.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Rebelión en las aulas contra las armas