Crecen los rumores sobre una posible visita de Kim Jong-un a Pekín

De confirmarse, se trataría de la primera visita al extranjero del líder norcoreano desde que sucedió a su padre, Kim Jong Il, a finales del 2011


Pekín

Pekín se encuentra este martes bajo fuertes medidas de seguridad, mientras los rumores sobre una posible visita sorpresa del líder norcoreano Kim Jong-un a la capital china van en aumento, tras la supuesta llegada desde Pyongyang de un tren especial.

Si se confirmara la hipótesis, se trataría de la primera visita al extranjero de Kim Jong Un desde que sucedió a su padre, Kim Jong Il, a finales del 2011.

Kim Jong Il nunca se ha reunido con su homólogo chino Xi Jinping, cuyo país está aplicando las sanciones internacionales contra el programa nuclear norcoreano, pese a que ambas naciones sean aliadas históricas y China sea su principal socio comercial.

Por otro lado, una visita de Kim Jong-un a China le serviría a Pekín para situarse en el centro del juego diplomático, después del anuncio de una cumbre entre Kim y el presidente estadounidense, Donald Trump. «A China le preocupa que la dejen al margen si los norcoreanos alcanzan un acuerdo con los estadounidenses, lo que no refleja necesariamente los intereses de China», observa Bill Bishop, especialista en China, editor del boletín Sinocism.

La eventual presencia del líder de Piongyang no fue confirmada ni por Corea del Norte ni por China, cuyo ministerio de Relaciones Exteriores declaró que «no estaba al corriente» de tales informaciones. Los mensajes sobre Kim Jong-un están censurados en las redes sociales chinas.

Fue la agencia japonesa Kyodo la que informó de una posible visita del número uno norcoreano a China, afirmando que un tren especial con un alto responsable de Corea del Norte a bordo llegó el lunes por la tarde a la estación de trenes de Pekín, antes de ser recibido por una guardia de honor bajo altas medidas de seguridad.

La televisión japonesa NNN difundió imágenes de un tren verde con franjas amarillas entrando en la estación, similar al que utilizaba el padre de Kim Jong-un, a quien no le gustaba viajar en avión y hacía uso de un tren blindado. De sus visitas a Pekín, los medios chinos informaban sistemáticamente a posteriori, cuando el dirigente norcoreano ya había regresado a su país

«Era muy inusual. Había muchos policías fuera, a lo largo de la carretera delante de la estación» el lunes por la tarde, indicó el vendedor de una tienda situada cerca. «El interior de la estación también estaba bloqueado», añadió.

El martes por la mañana, había un fuerte despliegue de seguridad frente a la residencia diplomática de Diaoyuatai, a donde Kim Jong Il solía ir durante sus visitas a Pekín. Un fotógrafo vio salir un convoy oficial de la residencia, bajo escolta policial.

Por su parte, la Casa Blanca tampoco pudo confirmar si Kim Jong-un se encontraba o no en Piongyang. Y el gobierno surcoreano, que suele estar bien informado de la situación en el norte, se limitó a indicar que «seguía la situación de cerca».

Kim Jong-Un prevé reunirse a finales de abril con su homólogo surcoreano, Moon Jae-in, en la línea de demarcación que separa los dos países desde el fin de la Guerra de Corea, en 1953. Con Donald Trump, tiene previsto reunirse antes de finales de mayo, aunque todavía no se han confirmado ni la fecha ni el lugar del encuentro.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Crecen los rumores sobre una posible visita de Kim Jong-un a Pekín