Junqueras invoca a Mandela para pedir ir a una cárcel catalana por sus hijos

Advierte de que, tras seis meses de encarcelamiento a más de 600 kilómetros de su casa, «los derechos de los menores a gozar de su salud física y emocional podrían verse comprometidos»


Barcelona

El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras ha pedido su traslado a una cárcel catalana para evitar su «desarraigo» y en defensa de la salud «física y emocional» de sus hijos y ha invocado las «Reglas Nelson Mandela» para «reducir al mínimo» las diferencias entre su vida en prisión y en libertad.

En un escrito dirigido a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, al que ha tenido acceso Efe, Junqueras, que lleva más de seis meses en la madrileña cárcel de Estremera, a más de 600 kilómetros de su casa, solicita su traslado a la prisión catalana de Brians-II o a cualquier otro centro próximo a su domicilio de Sant Vicenç dels Horts (Barcelona).

Junqueras lamenta las «funestas» consecuencias que puede comportar la separación de sus dos hijos de corta edad y advierte de que, tras seis meses de encarcelamiento a más de 600 kilómetros de su casa, «los derechos de los menores a gozar de su salud física y emocional podrían verse seriamente comprometidos».

«Las situaciones de estrés emocional afectan al individuo y pueden generar secuelas irrecuperables, pero sobre todo con relación a los menores de edad las experiencias emocionales generan una 'huella biológica', máxime cuando se relacionan con sus figuras parentales, de tal forma que la relación directa, regular, próxima y estable de los menores con sus padres es un elemento fundamental de su salud física y emocional con efectos en el futuro», apunta.

El Constitucional cierra la puerta del todo a la candidatura de Puigdemont

Cristian Reino

Presos, cámaras de comercio y patronal catalana reclaman un Gobierno efectivo ya

La presión aumenta sobre Carles Puigdemont. Con el 22 de mayo como fecha límite, las opciones se le agotan. Junts per Catalunya (JxCat) querría investir al dirigente catalán, instalado en Berlín a la espera de que se resuelva su orden de entrega a España. Pero tanto el Tribunal Constitucional como el Consejo de Garantías Estatutarias catalán cerraron ayer esa puerta. El alto tribunal admitió a trámite tres meses después la impugnación presentada por el Gobierno central contra la propuesta de elección de Puigdemont y la convocatoria del pleno de investidura, fijado para el 30 de enero y que Roger Torrent acabó suspendiendo, lo que causó un duro enfrentamiento entre JxCat y Esquerra (ERC). Mientras se resuelve sobre el fondo del recurso, la Cámara catalana no podrá convocar un pleno de investidura para elegir a distancia al expresidente de la Generalitat, porque si lo hiciera estaría desobedeciendo.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Junqueras invoca a Mandela para pedir ir a una cárcel catalana por sus hijos