EE.UU. amenaza los intereses de la UE en Irán

Rosa Paíno
Rosa Paíno REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

REUTERS | LEAH MILLIS

Merkel lidera las críticas, mientras se busca eximir a las empresas europeas de las sanciones

10 may 2018 . Actualizado a las 07:16 h.

La fractura del eje euroatlántico se ahonda tras la salida unilateral de EE.UU. del acuerdo nuclear con Irán. Donald Trump se alineó con los dos mayores enemigos de Irán, Israel y Arabia Saudí, en detrimento de su relación con Europa. La primera amenaza de la Administración Trump a sus aliados europeos está ya sobre la mesa: sus empresas tienen de tres a seis meses para finiquitar sus contratos con Irán. En caso contrario, se les aplicarán sanciones. El encargado de lanzar el aviso a navegantes fue el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, el halcón John Bolton, en Fox & Friends, el programa de cabecera de Trump y su gran apoyo al America First.

La actuación de Estados Unidos es inédita. No solo actúa en la esfera internacional sin el consentimiento de sus socios europeos (al menos en la invasión de Irak del 2003 contó con el apoyo del Reino Unido de Blair y la España de Aznar), sino que además se atreve a dañar sus intereses.

Tanto Bruselas como los países afectados elaboran planes de contención para limitar los daños a las empresas europeas que se lanzaron al mercado iraní tras el levantamiento de las sanciones que conllevó el acuerdo firmado en el 2015, como Airbus, la alemana Siemens, la petrolera Total, el astillero italiano Fincantieri y las automovilísticas PSA (Peugeot-Citroën) y Renault. El ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, criticó que las sanciones de Trump afecten a empresas de terceros países. «Eso convierte a Estados Unidos en la policía económica del planeta», se quejó. El principio de extraterritorialidad de las leyes estadounidenses permite a Washington sancionar a empresas extranjeras que trabajan con países bajo embargo si estas tienen vínculos comerciales con EE.UU. o utilizan dólares en sus transacciones. Le Maire hablará del tema en los próximos días con el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin.