«Todo el mundo quiere resolver esto, pero nadie sabe cómo volver a la vía política»

El político presenta hoy en A Coruña su libro «De héroes y traidores»

Vila dimitió el 26 de octubre, víspera de que el Parlamento catalán aprobase la declaración de independencia
Vila dimitió el 26 de octubre, víspera de que el Parlamento catalán aprobase la declaración de independencia

A coruña / La Voz

Ha pasado de conseller del Gobierno catalán a autor literario. Santi Vila (Granollers, 1973) se ríe ante la pregunta de si le va mejor como escritor que como político: «Siempre he tenido un poco esa doble alma y ahora me he reincorporado a la universidad y a la empresa privada; he dejado la política, de momento de forma obligada». Esta tarde, a las 20.00 horas, presentará su libro De héroes y traidores. El dilema de Cataluña o los diez errores del procés (Península) en la Fundación Paideia de A Coruña. Será en un acto organizado por el Ateneo Republicano de Galicia, moderado por Fernanda Tabarés y en el que además de Vila participarán José Luis Barreiro Rivas y José Antonio Portero Molina.

-¿Cree que fuera de Cataluña se entiende lo que pasa allí?

-Cada vez soy más contrario a la generalización. Puede haber una parte de la sociedad española insensible a la diversidad territorial, si bien creo que la mayoría de los ciudadanos premiarán a los partidos que sepan encarar las soluciones políticas y castigarán a los inmovilistas. Tengo la sensación, muy subjetiva, de que la gente entiende bastante bien el conflicto y sabe que se han hecho muy mal las cosas en Barcelona y muy mal en Madrid.

-¿Han faltado escuchadores o dialogadores en este proceso?

-He echado de menos que la propia sociedad no exigiera diálogo a los políticos. No podemos entorpecer la senda de la modernidad y eso no es una opción: es una obligación. La sociedad tenía que haber sido más exigente.

-¿Este conflicto ha frenado esa modernidad a la que alude?

-Hay un desfase increíble entre la modernidad en la que estamos y la respuesta precaria que ha dado la política a un problema de diversidad, de reparto de poderes. Esto pasa en Alemania, en Canadá o en Estados Unidos y lo gestionan al margen de quien tenga razón. Esta es una obligación política y se ha hecho poco y menos acertadamente. Nos hemos liado con esto cuando la sociedad española ha sido ejemplar en la integración de los inmigrantes, en las leyes de la homosexualidad, en el cuidado de la gente mayor... ¡Infinitamente más avanzados que Francia! Y, sin embargo, en la diversidad nacional no hay manera de ponerse de acuerdo.

-¿Y cuál sería la solución?

-Todo el mundo quiere resolver este problema, pero nadie sabe cómo volver a la senda de la política. Sin dejar de asumir la responsabilidad de lo que pasó, la gente reclama sentido de proporcionalidad ante lo que se hizo y que se rebaje la judicialización.

-En el libro habla de héroes y traidores. Al final, ¿qué es usted?

-[Ríe] En el libro intento combatir ese tipo de vocabulario. Se ha abusado de los sentimientos, de lo emocional, y luego cuando la gente está excitada por la forma en la que le explican que se han hecho las cosas usa ese vocabulario rudo, injusto, que nunca me ha gustado... Como haber llamado traidores a Serrat o a Sardá, habiendo sido buenos ciudadanos catalanes, o a los buenos servidores públicos.

El juez abre la puerta a rebajar a sedición la acusación contra la cúpula del «procés»

melchor saiz-pardo

Llarena confirma el procesamiento de Puigdemont y de otros 23 investigados

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena abre la puerta a rebajar los cargos contra la cúpula del procés, con Carles Puigdemont a la cabeza, de la acusación de rebelión (penada con hasta 30 años de cárcel) a la de sedición (castigada con hasta 15). O incluso a dejarla en «conspiración para la rebelión», en el caso de que no quedara acreditado el uso de la violencia por parte de los promotores de la intentona secesionista del pasado otoño en Cataluña.

Llarena por primera vez se muestra receptivo a estudiar otras tipificaciones en el auto que dictó ayer para rechazar los recursos de reforma de 23 de los 25 encausados en el Supremo por el procés (Antoni Comín y Meritxel Serret no apelaron). Un documento en el que el instructor se ratifica en el auto de procesamiento que él mismo dictó el pasado 21 de marzo por los delitos de rebelión, malversación de caudales públicos o desobediencia.

Seguir leyendo

Albert Rivera da por roto el acuerdo con el Gobierno para la aplicación del 155

Fran Balado
;
Rajoy a Rivera: «Compórtese usted como se está comportando el PSOE en el tema de Cataluña y nos irá mucho mejor» El presidente acusa al líder de Ciudadanos de «aprovechategui» en un «tema tan importante»

Los populares tildan al líder naranja de infantil y de desleal en un tema de Estado

«Hasta aquí hemos llegado». Albert Rivera sorprendió ayer al anunciar que Ciudadanos retiraba su apoyo al Gobierno en la aplicación del artículo 155 en Cataluña. El líder de la formación naranja realizó este anuncio en los pasillos del Congreso tras haber protagonizado un enfurecido intercambio de pareceres con Rajoy durante la sesión de control a la que se sometió el Ejecutivo en plena resaca de la última oleada del CIS, que reflejó la cada vez más ajustada pugna que mantienen PP y C’s por convertirse en la fuerza más votada.

La mañana comenzó a torcerse con la intervención de Rivera en el pleno, que utilizó su turno en la rueda de preguntas al Gobierno para afearle que no hubiese presentado un recurso para tratar de impedir la delegación del voto de los diputados catalanes Carles Puigdemont y Toni Comín, huidos de la Justicia española. Y no se quedó aquí. El líder de C’s presumió ante la Cámara de que había tenido que ser su partido el que presentase dicho recurso ante el Constitucional para evitar los votos delegados. Este último comentario sentó especialmente mal a la bancada popular, cuyos integrantes acusan habitualmente a Rivera de intentar colgarse medallas que no le corresponden y de lavarse las manos cuando vienen mal dadas; de hacer política en función de lo que dice la última encuesta. Rajoy tomó la palabra: «Veo que está usted de aprovechategui en un tema importante», le reprochó, acusando a Rivera de buscar réditos electorales con una cuestión de Estado. «Esto le puede hacer perder votos y hacer que mucha gente no se lo tome en serio», le advirtió el jefe del Ejecutivo antes de poner como ejemplo el comportamiento del PSOE, partido con el que mantiene diferencias insalvables, pero que en este apartado elogió «su lealtad» con la Moncloa y su gran sentido del Estado.

Seguir leyendo

Los policías ya no quieren ir destinados a Cataluña

m. s. p.

El «rechazo social» hacia el cuerpo es el principal motivo para no trabajar en esta comunidad

En el Ministerio del Interior han saltado las alarmas. Cataluña se ha convertido en la nueva «bestia negra» para la Policía Nacional por el clima social instalado a raíz del procés y, sobre todo, tras los incidentes del 1-O. Casi ningún agente quiere ir a trabajar a esa comunidad y una décima parte de los destinados en ella han pedido y logrado el traslado pese a que se trata de una plantilla mermada desde hace años. En el cuerpo apuntan al «rechazo social» hacia la policía como el detonante de la estampida.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

«Todo el mundo quiere resolver esto, pero nadie sabe cómo volver a la vía política»