Los estibadores fuman la pipa de la paz con Fomento y no habrá huelga

El Gobierno concede medio año más para adaptar los convenios del sector


redacción / la voz

Falsa alarma. Los puertos estatales españoles -cinco de ellos, en Galicia- seguirán tranquilos. Los estibadores han fumado la pipa de la paz con el Ministerio de Fomento, lo que aleja del todo el preaviso de huelga con el que habían amenazado los trabajadores -en torno a 200 en la comunidad-.

El Gobierno anunció este lunes que dará seis meses más de plazo para que el sector de la estiba pueda seguir negociando el nuevo convenio marco, tal y como pedían tanto sindicatos como patronal.

El conflicto desatado el año pasado por la reforma del colectivo se zanjó con un real decreto-ley que liberalizó el sector. Pero necesita un reglamento que desarrolle las medidas laborales contenidas en él. El propio Gobierno se dio un año de plazo, que acaba esta misma semana, para elaborarlo. Pero no está. Ese era el tiempo también del que disponían patronal y sindicatos para la adaptación de los convenios sectoriales al contenido de ese reglamento aún inexistente, y que regula cuestiones como el sistema de ayudas para prejubilaciones, o los nuevos certificados de profesionalidad.

Los sindicatos de los estibadores, que amenazaron con llevar a cabo movilizaciones, se reunieron este lunes con el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar; y con el director general de Empleo, Xavier Thibault, para buscar una solución a la situación de incertidumbre generada ante la caducidad del plazo.

El plazo de un año para cambiar los convenios acababa esta semana; ahora hay seis meses más Gómez-Pomar explicó, al término del encuentro, que mañana miércoles se va a presentar en la comisión de Fomento del Congreso una enmienda transaccional a la ley de presupuestos que amplía en seis meses el plazo de negociación a partir de la entrada en vigor del reglamento, algo que previsiblemente ocurrirá a finales de junio próximo.

Según Gómez-Pomar, de esta forma, ambas partes -patronal y sindicatos de la estiba- podrán negociar «sin la presión de un plazo que se agotaba».

Los representantes de los trabajadores valoraron la reunión y la fórmula acordada, ya que permite el plazo de negociación que venían demandando, según la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM), el sindicato mayoritario.

De esta forma, desaparece la amenaza de movilizaciones que se cernía sobre los puertos españoles, ya que los sindicatos no presentarán el preaviso de huelga que tenían previsto hacer efectivo en estos días, confirmó el coordinador general de la CETM, Antolín Goya.

Reglamento complejo

Gómez-Pomar aclaró que la demora en la aprobación del reglamento es por la «complejidad» que tiene, y añadió que de su contenido había que dar cuenta a la Comisión Europea y, además, tiene una tramitación interna en la que intervienen todos los departamentos ministeriales y diferentes instituciones. Esto ha llevado a una «importante demora, más allá de la que a nosotros nos hubiese gustado para su aprobación», reconoció.

Antolín Goya, por su parte, precisó que el retraso en la aprobación del real decreto ha colocado a los estibadores en una posición de «incertidumbre y una cierta debilidad de cara a la negociación», pero la fórmula acordada ayer «ayudará mucho al sector», ya que potenciará «el ambiente de negociación que los puertos necesitan en estos momentos para poder consolidar todo el trabajo que se viene realizando en los últimos tiempos».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los estibadores fuman la pipa de la paz con Fomento y no habrá huelga