Tajani vaticina una batalla a vida o muerte en las próximas europeas

La Eurocámara alerta de la fuerte irrupción de fuerzas eurófobas en el hemiciclo


bruselas / corresponsal

Arranca la cuenta atrás para los comicios europeos. Solo queda un año para que los ciudadanos acudan a las urnas para elegir a sus representantes en la Eurocámara y el presidente de la institución, Antonio Tajani, calificó ayer esta cita de «fundamental». La UE se encuentra en una encrucijada. Sus líderes tantean las opciones de avanzar hacia una mayor integración a riesgo de pisar algunas minas o de hacer un repliegue silencioso. Pero cualquiera de las dos opciones tendrá que lidiar con el hostigamiento de las fuerzas populistas y euroescépticas, que amenazan con poner patas arriba el hemiciclo.

«Las próximas elecciones europeas serán una batalla, no solo entre los partidos tradicionales de derecha, izquierda y centro, sino entre los que creen en los beneficios de la cooperación y la integración y los que quieren deshacer lo logrado en los últimos setenta años», admitió el italiano, quien cree que hay muchas probabilidades de que el Parlamento Europeo se balcanice con un nuevo zarpazo de los antieuropeos si las fuerzas tradicionales no hacen los deberes en estos 365 días. «Necesitamos buenas respuestas porque el problema no es que los ciudadanos voten por un partido sino el porqué de que quieran votarlo», sostiene.

La legislatura de «la última oportunidad», como la bautizó el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, llega a su fin sin que las grandes preocupaciones de los europeos hayan sido abordadas de forma efectiva. Ni la lucha sin cuartel contra la evasión y elusión fiscal ha prosperado como esperaba el luxemburgués, ni los efectos de la recuperación han llegado a todos los ciudadanos que, en países como España o Italia, sobreviven en un mercado laboral altamente precarizado. El terrorismo (49 %), la inmigración (48 %) y la situación de la economía (42 %) siguen siendo los tres principales temas de inquietud. De ahí que, según el último Eurobarómetro, el 56 % de los europeos crean que la UE necesita un cambio real y que los nuevos partidos emergentes pueden liderarlo. El bipartidismo sigue en declive empujado por ese 63 % de los europeos que no confían en el actual sistema político.

¿Cuáles son las recetas de Tajani para evitar el descalabro? Fortalecer los derechos ciudadanos y reducir la distancia entre la esfera política y la opinión pública. «Necesitamos menos burocracia y más política», sostuvo ayer. Las fuerzas europeístas no tendrán fácil convencer a los votantes de que vale la pena apostar por la UE. «Tenemos que trabajar en asuntos concretos, claro, pero no significa que haya que destruir lo que hemos creado. No deberíamos olvidarnos de lo que logramos después de la Segunda Guerra Mundial», insistió.

Pero son sus propios compatriotas los que han puesto en duda las propuestas europeístas del líder de la Eurocámara. Solo el 44 % de los italianos creen que la pertenencia a la UE sea beneficiosa. La preocupación de la UE por el futuro del país es máxima, teniendo en cuenta que la tercera economía de la eurozona estará comandada por un Gobierno euroescéptico y antisistema. «No estoy feliz con lo que está pasando en Italia, ni con los resultados, pero creo que la situación es muy peligrosa», admitió Tajani, quien también hizo autocrítica al asegurar que la UE no fue solidaria con los países que más presión sufrieron en sus fronteras durante la crisis migratoria.

Estocada final al bipartidismo

Los españoles podrían dar la estocada final al bipartidismo que encarnen populares y socialdemócratas en los comicios del 23 al 26 de mayo del 2019. Las dos familias ideológicas salieron muy tocadas de las últimas elecciones al Parlamento Europeo y, según el Eurobarómetro, la emergencia de los nuevos partidos seguirá en alza de forma imparable. Al menos el 69 % de los consultados creen que se necesita un cambio y que fuerzas como Podemos y Ciudadanos están en condiciones de abanderarlo. Un escenario que coincide con los sondeos nacionales. A diferencia de sus vecinos europeos, los españoles sitúan entre sus principales preocupaciones el desempleo juvenil (63 %), la economía (60 %) y el terrorismo (44%). Ni la protección de sus datos, ni la gestión de las fronteras externas o la seguridad y defensa forman parte de los asuntos que más les preocupan.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Tajani vaticina una batalla a vida o muerte en las próximas europeas