El PSOE no negociará nada de la moción de censura

Los socialistas piden a Ciudadanos que no «mareen» con una convocatoria electoral

PP y PSOE suben el tono de sus acusaciones Los partidos se aferran a sus argumentos y provocan un bloqueo institucional tras la moción de censura presentada por los socialistas

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha dicho que su partido no va a negociar «nada» de la moción de censura porque esta iniciativa es la «única alternativa» al Gobierno «inmoral» de Mariano Rajoy y ha emplazado a Ciudadanos a dejar de «marear» con las elecciones.

«Quien no tiene otra alternativa es España, porque nos han metido directamente en la ingobernabilidad», ha subrayado en un acto en la localidad valenciana de Torrent, donde ha hecho un llamamiento a Ciudadanos para que «deje de marear» con las elecciones convencido de que la censura del PSOE es «la única alternativa que tiene España» a un Gobierno «abatido, política y moralmente acorralado».

Así las cosas, ha lanzado un mensaje al partido de Albert Rivera, al que ve como «las derechas que esperan heredar a beneficio de inventario» y al que ha reclamado que «sacrifique un poquito su ansiedad demoscópica, que no pasa nada por esperar poquitos o algunos meses».

«Se les ve demasiado el plumero y no quieren hacer esta contribución por España», ha reprochado a Rivera.

También ha insistido en apelar a la responsabilidad de «los 350 diputados constitucionales» para que apoyen la moción y ha dejado claro que el PSOE no va a «fumigar a nadie que ostente esa condición», en alusión a las críticas que han recibido los socialistas ante la posibilidad de contar con el voto a favor de los independentistas y EH Bildu.

«En la responsabilidad de cada cual estará hacer lo que tenga que hacer», ha apostillado. «Y como la situación es la que es, no queremos negociar nada, porque lo único que queremos es darle lo que le falta a este país, calidad democrática», ha añadido.

La disyuntiva a la que se enfrentan los 350 diputados, a su juicio, es «si están dispuestos a tolerar que un Gobierno se sustente en una red de corrupción institucional», en alusión a la sentencia del caso Gürtel.

«Todo lo demás no vale nada, es inmoralidad», ha dicho, y acto seguido ha considerado que «todo es cuestión de hablarlo, de poderse entender», pero no se puede tolerar «ni la corrupción ni la indecencia». De hecho, para Ábalos, «la mayor contribución» y el «gran servicio» al país que puede hacer el PSOE es «acabar con un Gobierno inmoral».

Frente a las recriminaciones de Rajoy, que cree que Sánchez busca el poder «a toda costa», Ábalos ha negado la mayor y ha asegurado que el PSOE quiere gobernar como establece la Constitución.

«Y no por vías ilegales, con financiación ilegal, sentenciado por un juez (...) Eso sí es conseguir el poder por la vía ilegal, por la vía delictiva», ha replicado al presidente del Ejecutivo.

Según el dirigente socialista, con la presentación de la moción de censura el PSOE ha actuado con «responsabilidad» y «coherencia», frente a un PP que cuestiona el Estado de derecho, «a los jueces y a la independencia del poder judicial» y que se dedica a «amenazar y amedrentar» y a avisar de que la moción, una figura recogida en la Constitución, produce inestabilidad.

«Lo que es inestable es estar como estamos (...) Al PP les ha faltado un día solo para romper todos los juguetes y de paso intentar romper España», ha contestado el dirigente socialista.

En este sentido, ha opinado que «cada vez que se le quita (al PP) la posibilidad de poder, juega con todo», y ha recordado que ya pasó en las etapas de Felipe González y de José Luis Rodríguez Zapatero.

Bajo su prisa, Rajoy ha ido «muy lejos» en esta ocasión con sus acusaciones a Sánchez, hasta el punto de que «ya mañana nada puede ser igual».

«Cuando a Sánchez le dicen que es el judas de la política, ¿yo tengo que hablar contigo mañana de algo? Cuando te dicen que queremos acabar con este Gobierno apoyándonos en los que quieren romper España y en los herederos del terrorismo, pero ¿qué les queda ya? ¿En qué nivel de desesperación se encuentran?», se ha preguntado.

En otro momento de su intervención, Ábalos ha apuntado que cuando el PP dice que casos como el de Gürtel «son del año 2003 antes de Cristo», en realidad lo que quiere decir es que hay que regalarle «la impunidad».

«No hay ninguna razón para que se nos invite a que esto forme parte de nuestra normalidad», ha zanjado, y ha juzgado que «cuando algún temerario» les reprocha haber presentado «una moción temeraria, está siendo una vez más cómplice de la corrupción».

Después de que los jueces «certificaran que, desde su fundación, el PP ha estado organizado como una red auténtica y eficaz de corrupción institucional, no hay mucho que hablar», ha justificado Ábalos, antes de insistir en cuestionarse «¿Cómo puede gobernar un partido así España, esa España de la que se les llena la boca?».

El soberanismo eleva el precio del voto al PSOE

fran balado

Torra exige hablar de «presos políticos y exiliados», el PNV reclama cambios en el modelo territorial y C's rechaza la oferta socialista de elecciones dentro de unos meses y las quiere ya

Pedro Sánchez comienza a conocer el precio que podrían suponerle los apoyos necesarios para sacar adelante su propuesta de moción de censura. Una vez asegurado el apoyo de Podemos sin ningún tipo de contraprestación, el líder de la oposición tan solo cuenta con dos grandes vías para desalojar a Rajoy de la Moncloa: la nacionalista, apoyado en los partidos separatistas, o mediante Ciudadanos. Y a tenor de lo expresado en las últimas horas por los líderes de estas formaciones, parece que avanzar por cualquiera de estos caminos no le resultará especialmente barato.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El PSOE no negociará nada de la moción de censura