España ya ha consumido toda su pesca y pasaría a depender de la importación

El sábado acabó todo lo que captura en sus aguas y en las exteriores, y su acuicultura


redacción / la voz

Si España únicamente pudiese comerse su propio pescado, solo el que captura su flota, desde el sábado ya no tendría ni un triste jurel que llevarse a la boca. Sus habitantes se han comido ya todo lo que extraen sus barcos en aguas propias, lo que capturan en alta mar y también lo que producen en sus piscifactorías: algo más de un millón de toneladas de productos marinos, de las que en torno a 500 se capturan fuera de caladeros de la UE. Así que toca abandonar la autarquía y salir al exterior para cubrir las necesidades del 60 % de año que todavía queda por delante y conseguir cerca de medio millón de toneladas más.

Son los cálculos de la organización New Economics Foundation (NEF), la organización británica que todos los años analiza el que ha dado en denominar Día de la Dependencia del Pescado, que conmemora la fecha en la que el consumo de cada Estado miembro de los Veintiocho comienza a depender del exterior. Esa efeméride, que para la Unión Europea será este año el 9 de julio, ha acaecido en España el 26 de mayo, quince días más tarde que el año pasado.

El retraso se tiene por una buena noticia entre las asociaciones conservacionistas, que interpretan que podría «deberse a la recuperación de algunas poblaciones de peces en el Atlántico nororiental», argumenta Lydia Chaparro, ecóloga de la fundación ENT, que, no obstante, recuerda que todavía hay varios stocks fuera de parámetros sostenibles. También Eneko Aierbe, de Ecologistas en Acción, destaca la mejoría, para, acto seguido, vincular el objetivo de alcanzar el rendimiento máximo sostenible (RMS) en el 2020 con la consecución de más «autosuficiencia en el abastecimiento de pescado».

A la cabeza en capturas

Para la New Economics Foundation no es ninguna sorpresa que países como Austria, Eslovaquia o Eslovenia pasen a depender de las importaciones en los primeros meses del año -los austríacos ya en el mismo mes de enero-, pero sí que países con mucha costa y todavía más barcos, como Portugal, Italia, Alemania, Francia y España, acaben sus reservas antes de la mitad del año. Especialmente llamativo le parece el caso español, donde más de la mitad de sus productos marinos vienen de caladeros no comunitarios. Y subraya que, de retirar del cálculo la producción acuícola, el país pasaría a depender de las importaciones de pescado un mes antes: el 26 de abril. Porque también en el caso de la producción acuícola España está entre los cabecillas. Según NEF, casi el 90 % de la producción acuícola está en manos de 15 Estados y, de esos, cinco aportan el 77 % de esa cantidad: España -a la cabeza en volumen-, Francia, el Reino Unido, Italia y Grecia.

Claro que para explicar que pronto se quede sin pescado puede ser revelador que, a pesar de la caída paulatina de su ingesta, España siga siendo, después de Portugal, el socio de los Veintiocho con más consumo per cápita de pescado. El dato estadístico calcula que cada español come al año 46,2 kilos de productos marinos, nueve menos que sus vecinos lusos, pero doce más que los de la otra puerta, los franceses.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

España ya ha consumido toda su pesca y pasaría a depender de la importación