¿Sí o no a Rajoy?: Pedro Sánchez trata de reducir al máximo el debate sobre la moción de censura

El Comité Federal del PSOE avala por unanimidad la decisión de su secretario general de responder a la sentencia de la Gürtel con una moción

Pedro Sánchez, entre el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, y la presidenta, Cristina Narbona
Pedro Sánchez, entre el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, y la presidenta, Cristina Narbona

Madrid | La Voz

«La pregunta es muy sencilla: Si Mariano Rajoy puede ser presidente del Gobierno, sí, o no». Al igual que a finales de la pasada semana en su intervención en Ferraz, Pedro Sánchez volvió a pedir este lunes en su discurso de apertura del Comité Federal el apoyo de cada uno de los 350 diputados del Congreso. Todavía no se sabe cuántos votos conseguirá en la Cámara Baja; pero por lo pronto cuenta con el total apoyo de su comité Federal, que ha ratificado por unanimidad su decisión de responder a la sentencia de la Gürtel con una moción de censura, pero sin abrir ningún tipo de negociación con otros grupos parlamentarios para conseguir apoyos. 

El secretario general del PSOE trató de simplificar al máximo el debate que rodea a la moción de censura presentada por su grupo parlamentario. O sí, o no a Rajoy. No quiere hablar ni de ideologías ni de banderas, por lo que durante la reunión del Comité Federal de esta tarde apeló de nuevo a «la responsabilidad» de todos los diputados.

Sánchez reiteró su hoja de ruta en caso de que prospere su moción de censura: en primer lugar, dotar de «estabilidad» al país con un Gobierno socialista. Una vez logrado, convocar elecciones «para que los españoles decidan qué rumbo tomar durante los próximos años». El problema es que continúa sin establecer un plazo entre una cosa y la otra, es decir, el tiempo que tiene calculado que comprenda ese Gobierno de emergencia que pretende constituir antes de llamar a las urnas. Un Ejecutivo solo del PSOE, volvió a insistir, «que va a garantizar el orden constitucional y la convivencia», en unas palabras con las que trata de tranquilizar a los sectores más críticos con que pueda recabar apoyos en su moción de fuerzas independentistas catalanas.

El jefe de la oposición lamentó la respuesta del PP ante su intento de desalojar a Rajoy de La Moncloa, aunque no le sorprende lo más mínimo: «Siempre que se siente acorralado recurre a su manual de tópicos de descalificaciones», denunció, aunque invitó a la familia socialista a que no entrase en estas provocaciones, «aunque algunas nos duelan, a una organización como la nuestra, que ha estado en primera línea de batalla que nos acusen de colaboración con los terroristas. Pretenden provocar ruido para que no se hable de lo importante», explicó. 

Sánchez volvió a justificar la presentación de esta moción de censura en la inaguantable situación en la que ha quedado Rajoy y el PP tras la publicación de la sentencia de la trama Gürtel.

Por su parte, las 22 intervenciones que han sucedido al discurso del secretario general han sido todas de «apoyo» a la iniciativa presentada esta semana por los socialistas. Entre ellas también se encontraba la de la presidenta andaluza. Susana Díaz ha asegurado que «comparte» con la dirección federal que «no puede haber acuerdo ni concesión» alguna a los independentistas. También ha defendido esta postura el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que ha celebrado que Sánchez no cuente con los independentistas para gobernar: «No podemos apostar por un Gobierno pendiente de los independentistas».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

¿Sí o no a Rajoy?: Pedro Sánchez trata de reducir al máximo el debate sobre la moción de censura