Rajoy aún tiene un as en la manga

Aunque asegura que no tiene intención de hacerlo, el presidente puede dimitir para frenar la moción de censura


REDACCIÓN / LA VOZ

La incertidumbre es absoluta. Al inicio del pleno de la moción de censura, nadie, ni siquiera quien la plantea ni quien es objeto de ella, sabe qué va a pasar. Es más, cabe incluso la posibilidad de que la sesión parlamentaria no llegue a término, porque hasta la votación Mariano Rajoy mantiene un as en la manga, el de la dimisión, lo que inmediatamente dejaría sin efecto la moción de censura. Una posibilidad, eso sí, que él dice descartar.

¿Puede prosperar la moción de censura?

Sí. Para que así sea, el candidato debe reunir la mayoría absoluta de los votos del Congreso, esto es, al menos 176. Pedro Sánchez tiene garantizados los de su partido, los de Unidos Podemos (aunque pendientes de una consulta a las bases que concluye hoy) y los de ERC, Compromís y Nueva Canarias. Aún insuficientes. Para completar los que le faltan necesita o bien el apoyo del PNV y del PDECat o bien el de Ciudadanos, si en el último momento el partido de Rivera se decide a dar sus votos al PSOE a cambio de un compromiso de convocatoria electoral, evitando así un Gobierno de Sánchez apoyado en los nacionalistas. Pero si el PNV y C’s le niegan su respaldo, el candidato socialista fracasará.

¿Qué pasa si prospera la moción de censura?

Si Sánchez reúne los 176 votos necesarios, el candidato socialista quedará automáticamente investido presidente. Rajoy y su Gabinete cesarán inmediatamente y, en cuanto Sánchez tome posesión de su cargo ante el rey, nombrará un Gobierno que, según sus palabras, estaría integrado exclusivamente por socialistas. A partir de ese momento, gobernaría con plenos poderes, pero en una situación de evidente minoría parlamentaria. La debatida convocatoria de elecciones quedaría a su entera discreción, con independencia de los acuerdos políticos a los que pudiera llegar, antes o después.

¿Puede frenar Rajoy la moción de censura?

Sí. El presidente guarda un as en la manga, que sería presentar la dimisión antes de que se votara la moción de censura. Esta decaería en ese momento y no se llegaría a votar. En tal caso, el presidente y su Gobierno continuarían en funciones hasta el momento en que el Congreso invistiera a uno nuevo. Lo que no puede hacer Rajoy es delegar la presidencia en nadie. La Ley del Gobierno establece en su artículo 113 que «en los casos de vacante, ausencia o enfermedad, las funciones del presidente» serán asumidas por el vicepresidente. Pero no es en ningún caso una delegación de la presidencia. Además, tampoco podría convocar elecciones. La Ley del Gobierno señala taxativamente en su artículo 21 que el presidente del Gobierno en funciones no podrá «proponer al rey la disolución de alguna de las Cámaras, o de las Cortes».

¿Qué pasaría si Rajoy dimitiera?

Como queda dicho, el Gobierno quedaría en funciones. A partir de ese momento se operaría de forma similar al inicio de la legislatura. El rey realizaría una ronda de consultas con los grupos parlamentarios para proponer un candidato a la presidencia del Gobierno. Este se sometería a una sesión de investidura para recabar la confianza del Congreso. En el caso de que no la consiguiera, empezaría a correr el reloj de forma que a los dos meses de la primera votación sin que ningún candidato lograra el respaldo de la Cámara quedarían disueltas las Cortes y se convocarían elecciones.

Si Rajoy dimitiera, ¿podría ser sustituido por alguien del PP?

Sí. En la ronda de consultas con el rey, el PP podría presentar un candidato del partido, que ni tan siquiera tiene la obligación de ser diputado. Todo quedaría a expensas de los apoyos parlamentarios. Puede darse el caso de que lograra más de los que ahora mismo tiene Rajoy. De hecho, si tuviera la certeza de que la moción de censura va a prosperar, la dimisión es la única posibilidad que le quedaría a Rajoy de intentar evitar que el PP perdiera el poder. 

¿Qué pasaría si no prospera la moción?

En principio, todo volvería a la normalidad y Rajoy seguiría como presidente, aunque con la amenaza de una nueva moción de censura por parte de Podemos. Y, tras la ruptura del pacto de gobierno de Ciudadanos, su situación sería de máxima precariedad parlamentaria. Sea como sea, Rajoy quedará muy tocado políticamente, por lo que es muy probable que acelerara la carrera sucesoria con la convocatoria de un congreso extraordinario del PP para otoño seguido de unas elecciones que podrían celebrarse en la primavera del 2019 como muy tarde.

La agenda del debate

Lo único seguro del pleno de la moción de censura es que comenzará a las nueve de hoy. Lo demás está por decidir. Esta es la agenda del debate. 

9.00 horas

Defensa de la moción. El pleno lo abrirá el secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, quien hablará en nombre de los 84 parlamentarios socialistas que han suscrito la moción de censura para explicar las razones que la justifican. Ábalos no tiene límite de tiempo y podrá ser contestado, también sin límite, por Rajoy. 

EL CANDIDATO

Sánchez expone su programa. Después de Ábalos, subirá a la tribuna Pedro Sánchez para exponer el programa político del Gobierno que pretende formar si prospera la moción de censura. Sánchez no tiene límite de tiempo y también podrá ser respondido por Rajoy, igualmente sin que la duración de su respuesta esté tasada. Eso sí, el último en intervenir será siempre Sánchez si así lo quiere. 

los grupos

Previsiblemente, por la tarde. Después de un tiempo de descanso, comenzará la intervención de los grupos parlamentarios, en orden de menor a mayor: Grupo Mixto, PNV, ERC, Ciudadanos, Unidos Podemos, PSOE y PP. Cada grupo dispondrá de 30 minutos más diez de réplica. Sánchez podrá intervenir cuando quiera.

la votación

Las 13.30 horas de mañana como referencia. Tras el debate, cuya duración es imprevisible, se procederá a la votación, que es nominal, por llamamiento y por orden alfabético, aunque la letra por la que empieza se elige por sorteo. La previsión es que sea hacia las 13.30 horas de mañana, pero puede retrasarse si el debate se prolonga.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Rajoy aún tiene un as en la manga