La segunda resurrección de Pedro Sánchez

César Rodríguez Pérez
César Rodríguez LA VOZ / REDACCIÓN

ACTUALIDAD

César Quian

El líder del PSOE, defenestrado por los barones socialistas en otoño del 2016 y protagonista de una investidura fallida en el 2015, se perfila como presidente del Gobierno

31 may 2018 . Actualizado a las 18:27 h.

Pedro Sánchez (Madrid, 1972) parecía un cadáver político en octubre del 2016. En una noche de cuchillos largos en Ferraz, los barones del PSOE lo habían defenestrado tras haber sido en dos ocasiones candidato a presidente del Gobierno y de haber conocido la hiel de una investidura fallida en febrero de aquel año. 

Muy pocos confiaban entonces en la suerte del político madrileño, que incluso abandonó su escaño para ser coherente con su «no es no» y evitar apoyar a Rajoy en aquella polémica investidura que habilitó la abstención ordenada por la gestora socialista que dirigía el asturiano Javier Fernández e impulsaba la andaluza Susana Díaz. 

Sánchez se fue a su casa y dejó un partido dividido. Aunque prometió volver. Adoptó como uniforme una cazadora de cuero marrón y peregrinó por diferentes agrupaciones socialistas de todo el país. Se encomendó a la militancia del PSOE. Y esta le respondió con auditorios abarrotados y fervor. El líder caído, hasta entonces poco carismático y que no había conocido más que reveses en las urnas, se había convertido en un símbolo de rebelión contra el oficialismo.