La jueza del máster de Cifuentes pide las llamadas de cuatro investigados para comprobar si hubo presiones

Entre los datos que piden están los de Enrique Álvarez Conde, exdirector del máster, y las profesoras Cecilia Rosado y Alicia López de los Mozos


Madrid

La jueza de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, ha solicitado a cuatro de los investigados en la causa, entre ellos a la exasesora de la Consejería de Educación Teresa Feito, que aporten el listado de llamadas entrantes y salientes realizadas el pasado 21 de marzo cuando saltó a la luz la polémica para comprobar si hubo presiones desde el entorno de Cristina Cifuentes para falsificar el acta de defensa del trabajo de fin de máster (TFM).

Así consta en un auto dictado ayer, al que ha tenido acceso Europa Press, en el que la instructora acuerda autorizar la cesión de tráficos telefónicos en relación a los teléfonos del exdirector del máster Enrique Álvarez Conde y las profesoras Cecilia Rosado y Alicia López de los Mozos, cuyas firmas aparecían falsificadas en el citado documento universitario. Todos ellos están investigados en la causa.

En el auto, contra el cabe de recurso de reforma y de apelación, se reclama además las llamadas de Teresa Feito, exasesora de la Consejería de Educación de la Comunidad y que acudió a la universidad el mismo 21 de marzo. Rosado manifestó ante la jueza, según consta en el auto, que Feito la presionó para que comunicara al rector que Cifuentes había defendido el TFM.

De este modo, la jueza oficia a la Policía Judicial a fin de identificar los números utilizados por los investigados a fin de librar el oportuno mandamiento a la compañía telefónica que corresponda.

En concreto, solicita que se aporte el listado de llamadas entrantes y salientes, con identificación del titular del teléfono, desde las 6 de la mañana del 21 de marzo hasta las 24 horas de ese día.

Eldiario.es publicó ese día la información que derivó en este procedimiento judicial en el que se investiga un delito de falsedad documental, cohecho impropio y prevaricación administrativa. La mayoría de los investigados están acusados solo de falsedad documental. Pero a Cifuentes se le acusa también de cohecho y a Álvarez Conde, de prevaricación administrativa.

Falsificación

En los fundamentos jurídicos, la jueza destaca que en lo relativo a la cesión de datos los hechos relevantes se enmarcan el pasado 21 de marzo cuando se publicó la noticia sobre el título de máster de Cristina Cifuentes.

Así, prosigue afirmando que «hay indicios de que se falsificó el acta de defensa del trabajo» de fin de máster, lo que a su juicio supone «un delito grave».

Por ello, se estaría ante la comisión de un delito de falsedad documental del artículo 390 del Código Penal. Este delito esta castigado con penas de entre tres y seis años de cárcel e inhabilitación especial de entre dos y seis años.

En su relato, la instructora expone que la profesora Cecilia Rosado relató que el 21 de marzo recibió presiones de todo tipo para que procediera a falsificar el documento.

«Señaló, por ejemplo, que fueron múltiples las llamadas realizadas por la también investigada Teresa Feito», señala, agregando que fueron llamadas insistentes en las que se afirmó que «la presidenta las mataría si el acta no aparecía».

La jueza ve que la advertencia de Feito no era literal sino «suficientemente intimidatoria en un ámbito profesional y reputacional». La exasesora comparecerá como investigada el próximo 25 de junio, al igual que Álvarez Conde y otros investigados.

«Describió también un continuo flujo de llamadas con otros implicados en el caso, como Alicia López de los Mozos, que es preciso corroborar», añade.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

La jueza del máster de Cifuentes pide las llamadas de cuatro investigados para comprobar si hubo presiones