Tienen el poder por partida doble

El último festival de Cannes encumbró a Penélope Cruz y Javier Bardem como la última «power couple» de Hollywood. Porque al cine le encantan las parejas de actores y actrices que pasean su talento y su amor por las pantallas y las alfombras rojas


Desde que Hollywood es Hollywood, nada ha gustado más que una buena historia de amor nacida en la pantalla. Los pioneros fueron Mary Pickford y Douglas Fairbanks, en los años 20. Solo compartieron una película, pero juntos (y con Griffith y Chaplin) fundaron la United Artists. Acabaron mal, pero son recordados como la primera power couple del cine. El poder de la industria, el éxito y la fama, juntos bajo el mismo techo. Dice el diccionario de Cambridge que una power couple es un matrimonio o una pareja que tiene una carrera muy exitosa, sobre todo en la política y el espectáculo. Lo que las cámaras y la fama han unido, que no lo separe el hombre.

La pareja más poderosa del cine español es, con permiso de los hermanos Almodóvar, el matrimonio formado por Penélope Cruz y Javier Bardem. Comparten carrera desde aquel lejano Jamón, Jamón, dos hijos, la bendición de Hollywood (son los únicos actores españoles con un óscar en su haber), y han tenido la buena fortuna de abrir el último festival de Cannes. La prensa los acaba de adoptar como la última power couple del cine, aunque aquí ya lo sabíamos. ¿Cuál es la pareja más esperada en cada gala de los Goya? Ellos. Han rodado juntos de la mano de Bigas Luna, Almodóvar, Woody Allen, Ridley Scott, Fernando León de Aranoa y Ashgar Farhadi. Y a pesar de la discreción con la que siempre han llevado su relación, hace años que se muestran juntos con normalidad en la alfombra roja.

ADIÓS A BRANGELINA

Puede que con la separación de Brad Pitt y Angelina Jolie hayamos perdido a la pareja hollywoodiense más famosa de los últimos años. Él, como Tom Cruise, ha sido siempre un experto en parejas existosas: primero con Gwyneth Paltrow y luego con Jennifer Aniston. Cruise compartió pantalla y fama con Nicole Kidman, sobre todo, la propia Penélope Cruz y Katie Holmes.

El fin de Brangelina marcó una época, pero de traumas peores se ha recuperado el cine. Como de los dos divorcios de Elizabeth Taylor y Richard Burton, de la traumática y polémica separación de Woody Allen y Mia Farrow, del dolor de Clark Gable tras la muerte de Carole Lombard...

UNA ROCA

Aunque algunas de estas parejas se han mantenido sólidas como una roca a pesar del paso del tiempo, y solo la muerte de uno de sus miembros ha puesto fin a su presencia poderosa en la industria. Paul Newman y Joanne Woodward, por ejemplo, estuvieron casados medio siglo, hasta la muerte del actor. Sin pasar por el altar, pero siempre ligados el uno al otro, Spencer Tracy y Katharine Hepburn compartieron 30 años de amor en la sombra, nueve películas y una relación que todo el mundo conocía pero que nunca se mostró: Tracy nunca se divorció de su mujer.

También en blanco comenzó la relación entre Humphrey Bogart y Lauren Bacall, marcada por varias obras maestras del cine y su compromiso político. Tras la muerte de él, y a pesar de casarse con otro actor (Jason Robards), Bacall quedó inevitablemente unida al recuerdo de Bogart.¿Y en el cine europeo? Las pantallas del viejo continente unieron a Catherine Deneuve y Marcello Mastroianni, a Alain Delon y Romy Schneider, a Vanessa Redgrave y Tony Richardson, y más recientemente, a Gerard Depardieu y Carole Bouquet.

Y aunque algunas de las parejas más conocidas del cine actual son insultantemente jóvenes, las power couples más veteranas, más discretas también, siguen ahí. Como Warren Beatty, que después de ser pareja de medio Hollywood, ha logrado la estabilidad con la actriz Annette Bening.

BLAKE LIVELY Y RYAN REYNOLDS

Jóvenes, guapos y rubios, se han convertido en la pareja a seguir en las redes sociales. Especialistas en tomarse su relación con humor, cada una de sus apariciones en la alfombra roja es un derroche de glamur del de antes. 

ALICIA VIKANDER Y MICHAEL FASSBENDER

Tardaron mucho tiempo en posar juntos en una alfombra roja, cuando su relación ya era un secreto a voces. Se enamoraron rodando “La luz entre los océanos”, una película tan discreta como su relación. Se casaron lejos de las cámaras, en Ibiza, y lejos de las cámaras viven ahora en Lisboa, donde han fijado su residencia.

MARION COTILLARD Y GUILLAUME CANET

Son la discretísima “power couple” del cine francés. Aunque él acaba de hacer un ejercicio de estriptís en la última película que ha dirigido y que protagoniza con ella, “Cosas de la edad”, en la que se interpreta a sí mísmo, un director y actor en plena crisis con una mujer que es más famosa que él. Un ejercicio de humor sobre el éxito y el cine.

LILY ROSE Y KIT HARINGTON

Su relación en “Juego de tronos” no tenía futuro, pero en la vida real es bastante más cálida que al norte del Muro. De hecho, pasarán por la vicaría el próximo 23 de junio. Él sigue siendo Jon Nieve, ella es una de las protagonistas de una de las series del año, “The Good Fight”. Su éxito no ha salido de la televisión, pero la fama de “Juego de tronos” ha sido suficiente para convertirlos en una de las parejas de moda.

Y ADEMÁS...

El Hollywood clásico nos dejó algunas de las parejas más poderosas y representativas del gremio. Historias de amor nacidas al calor de un rodaje, en algunos casos rodeadas de polémica, en otras marcadas por la tragedia, pero capaces de sobrevivir a sus propios protagonistas, como en la mejor de las películas

LIZ TAYLOR Y RICHARD BURTON 

Su legendaria historia de amor parece un guion: se enamoraron (en medio de un escándalo porque ambos estaban casados) en el rodaje de “Cleopatra”. Y quizás su relación heredó la magnitud de la película. Lujosa, más grande que la vida, apasionada y con un final nada feliz. Y eso que lo intentaron dos veces.

VIVIEN LEIGH Y LAURENCE OLIVIER

El gran nombre del teatro británico y la eterna Escarlata O’Hara estuvieron casados 20 años. Un amor a primera vista pero muy complicado: ella sufría problemas mentales y durante años se cuestionó la orientación sexual de él. Cuando Leigh murió, ya separados, Olivier acudió a rendir homenaje al cadáver de su gran amor.

El Hollywood clásico nos dejó algunas de las parejas más poderosas y representativas del gremio. Historias de amor nacidas al calor de un rodaje, en algunos casos rodeadas de polémica, en otras marcadas por la tragedia, pero capaces de sobrevivir a sus propios protagonistas, como en la mejor de las películas.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Tienen el poder por partida doble