Así vivirán Pedro Sánchez y su familia en la Moncloa

Ocho habitaciones, nueve baños y tres vestidores en el ala privada destinada al Presidente


El Palacio de la Moncloa espera a sus nuevos inquilinos. Esta vez, la mudanza es más rápida de lo habitual y mientras Mariano Rajoy y Viri se vuelven a su chalé de Aravaca (planta baja de 78 metros cuadrados, una superior de 20 y un jardín de 30, con piscina comunitaria y cancha de tenis), Pedro Sánchez, Begoña Gómez y sus dos hijas, Ainhoa y Carlota, dejan su piso de Pozuelo de Alarcón. La nueva Primera Dama reconoció en más de una ocasión que prefería quedarse en su casa si, alguna vez, su marido se convertía en Presidente del Gobierno pero parece que no va a ser así: los Sánchez-Gómez ya están de mudanza.

¿Cómo es el Palacio de la Moncloa por dentro? Detrás de su entrada principal, con esos cinco escalones y las cuatro columnas dóricas bajo las que hemos visto infinidad de apretones de manos y fotos de familia, se esconde todo un entramado de instalaciones.

A mediados del siglo XIX Isabel II cedió al Estado la propiedad de la Moncloa, que pasó a formar parte del Ministerio de Fomento. Durante la Guerra Civil el edificio fue destruido casi por completo. La reconstrucción acabó en 1954 y entonces el Palacio se destinó a residencia oficial de los jefes de Estado que se encontraban de visita en España y a altas personalidades. Allí han dormido Sadam Hussein, Nixon o Eisenhower.

El complejo de la Moncloa ocupa unas 20 hectáreas y está constituido por trece edificios, doce de los cuales se comunican a través de túneles y pasajes subterráneos. Desde 1977 se convirtió en la sede de la Presidencia del Gobierno y en la residencia oficial de la familia del mandatario, además de albergar el Consejo de Ministros, el Gabinete del Presidente y la Secretaría de Estado de Comunicación.

El palacete original y sus jardines pertenecen al Patrimonio Nacional español y están catalogados como Bien de Interés Cultural pero la distribución interior es un secreto por motivos de seguridad.

Su amplitud ha permitido dividir la residencia en dos espacios, uno profesional, con el despacho principal y ocho salas de reuniones, y la zona privada, con 200 metros útiles de superficie divididos en ocho habitaciones, nueve baños y tres vestidores.

Pedro Sánchez será el séptimo inquilino. Antes de él seis mandatarios con sus familias han ido dejando huella en la construcción.

El primero en llegar fue Adolfo Suárez en 1977: mandó contruir una pista de tenis y reformó la piscina. También hizo cubrir el antiguo patio principal que ahora es el famoso Salón de Columnas.

La mudanza de Leopoldo Calvo-Sotelo fue vista y no vista pero tuvo tiempo suficiente para habilitar más habitaciones en la tercera planta (tenía ocho hijos) y también una sala de música para instalar un piano.

EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO, JOSE MARIA AZNAR Y SU ESPOSA, ANA BOTELLA, EN EL PALACIO DE LA MONCLOA, CON EL EX-PRESIDENTE DEL GOBIERNO, LEOPOLDO CALVO SOTELO Y SU ESPOSA, PILAR IBÁÑEZ MARTÍN
EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO, JOSE MARIA AZNAR Y SU ESPOSA, ANA BOTELLA, EN EL PALACIO DE LA MONCLOA, CON EL EX-PRESIDENTE DEL GOBIERNO, LEOPOLDO CALVO SOTELO Y SU ESPOSA, PILAR IBÁÑEZ MARTÍN

Felipe González llegó en 1982 y cultivó un pequeño huerto de bonsáis aunque la mayor obra que realizó en el complejo fue la construcción de un búnker subterráneo. En su mente rondaba el recuerdo del intento de golpe de estado del 23-F. El búnker está protegido por una capa hormigón de tres metros de espesor, capaz de resistir un ataque nuclear. La instalación cuenta con tres pisos y capacidad para 200 personas, que podrían resistir aisladas del resto del mundo durante varios meses. Poco se sabe de este búnker que, según algunas informaciones publicadas, cuenta también con un hospital con quirófano, unidad de vigilancia intensiva y todos los avances médicos, entre ellos una reserva de vacunas. Además de servicios sanitarios, el búnker tiene departamentos propios de una casa familiar: cocina, comedor y habitaciones. También tendría un cementerio y un estudio de televisión. Una de las últimas veces que se utilizó fue durante la nochevieja de 1999. Ante la contingencia de que el efecto 2000 desencadenase un apocalipsis electrónico, el vicepresidente Álvarez Cascos se encerró en el búnker con un gabinete de crisis, dispuestos a lidiar desde allí con el fin del mundo. Famosa era también «La bodeguilla» que emulaba una típica tasca sevillana y en la que, cada viernes, Carmen Romero organizaba cenas informales para los intelectuales y personalidades públicas de la época.

José María Aznar , Ana Botella, sus tres hijos y dos perros cocker convirtieron la Moncloa en su casa entre los años 1996 y 2004. El líder del PP fue el responsable de la construcción de una sala de juegos para sus tres hijos, así como de una pista de pádel para practicar su deporte favorito. La después alcaldesa de Madrid, la calificó como «un lugar inhabitable para una familia normal».

El presidente del Gobierno, José María Aznar, durante el partido de padel que disputó esta mañana en las instalaciones deportivas del palacio de la Moncloa
El presidente del Gobierno, José María Aznar, durante el partido de padel que disputó esta mañana en las instalaciones deportivas del palacio de la Moncloa

Sonsoles Espinosa, esposa de José Luis Rodríguez Zapatero, le dio el relevo de Primera Dama y decidió dar, también, un cambio radical a las estancias privadas. Apostó por el estilo minimal: pintó con colores claros las estancias, cambió muebles clásicos por otros de diseño y colgó en las paredes cuadros de autores contemporáneos.

Poco se sabe de los cambios llevados a cabo en Moncloa por la discreta Elvira Fernández y Mariano Rajoy más allá de que la mujer del presidente cambió los arreglos florales en jarrones por plantas en maceta para ahorrar. También se dice que acostumbraba a cocinar empanada gallega cada viernes de Consejo de Ministros.

Ahora es el turno de Pedro Sánchez y Begoña Gómez: ¿cómo se transformará la Moncloa para convertirse en su nuevo hogar?

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Así vivirán Pedro Sánchez y su familia en la Moncloa