La UE acuerda reformular la ley electoral

El objetivo es proteger a los grandes partidos, pero aún necesita el visto bueno de la Eurocámara


Bruselas / corresponsal

Tras dos años y medio de negociaciones, las cancillerías europeas alcanzaron ayer un acuerdo para reformar la ley electoral de 1976. El lavado de cara llega a menos de un año de que los ciudadanos acudan a las urnas para elegir a los representantes del Parlamento Europeo. A pesar de la urgencia que tienen algunos Gobiernos de evitar el aterrizaje en la Eurocámara de partidos antisistema, los nuevos cambios podrían retrasarse hasta los comicios del 2024. Pero, ¿cómo han parcheado el sistema de votación?

La UE quiere que se introduzca en las circunscripciones únicas de más de 35 escaños, como España, un umbral mínimo de voto para cada partido de entre el 2 % y el 5% para poder lograr un asiento en el PE. La medida dificultará enormemente el progreso de los partidos nacionalistas que deberán forjar coaliciones mucho más grandes para poder concentrar los votos. Si la medida se hubiera aplicado a los últimos comicios europeos (2014), plataformas como Esquerra del Dret a Decidir (ERC, NECat, CAT Sí) que logró un 4,02 % de los votos (2 escaños), Los Pueblos Deciden (EH Bildu y BNG entre otros) con un 2.07 % (1 escaño) y hasta Ciudadanos (3.16 % y dos escaños) se podrían haber quedado fuera de la Eurocámara en función de dónde se hubiera puesto el umbral dentro de la horquilla que ha fijado la UE.

También se le complican las cosas a las formaciones antisistema emergentes que amenazan con balcanizar todavía más el PE.

Todo lo contrario que las grandes fuerzas tradicionales, que salen reforzadas con esta reformulación de las reglas de juego. Los conservadores (PPE), socialdemócratas (S&D) y los liberales (ALDE) tienen mucha más representación en los territorios nacionales. Es mucho más fácil que estos partidos puedan arañar escaños en cualquier demarcación.

La Eurocámara todavía tiene que dar su visto bueno a esta reforma, como lo hizo al nuevo reparto de escaños en el hemiciclo. Con la salida del Reino Unido quedarán 73 asientos vacíos. Al menos 46 se reservarán para futuras ampliaciones. Cinco de ellos están reservados para España que aumentará su delegación de eurodiputados hasta los 59, tras años de infrarrepresentación.

El paquete de reforma aprobado ayer también obligará a los países miembro a poner en marcha sistemas de sanciones «efectivas» para sancionar a los ciudadanos que intenten votar en más de un Estado miembro. Sus autoridades deberán intercambiar información sobre los individuos que pretendan votar en un país de donde no son nacionales y se tomarán medidas (voluntarias) para facilitar el voto de los ciudadanos residentes en terceros países. Muchos de los europeos desplazados denunciaron las trabas y dificultades para ejercer su derecho al voto en las últimas elecciones al PE. A pesar de las demandas de reforma, algunas cancillerías presionaron para aguar la propuesta y dejar en manos de las capitales la elección del sistema de voto.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La UE acuerda reformular la ley electoral