Tras el «brexit», el hundimiento

Boris Johnson admite que la salida de la UE causará graves pérdidas al Reino Unido


Redacción / la voz

A los partidarios del brexit les quedan ya pocos argumentos, más allá del orgulloso carácter insular, para seguir defendiendo la ruptura con la Unión Europea en los términos más duros. Si Nigel Farage huyó a la carrera tras lograr la victoria del Leave admitiendo que todas las promesas de bonanza económica y pujanza eran mentira, ayer trascendió una conversación privada de Boris Johnson, el ministro de Exteriores del Reino Unido, durante una cena con veinte comensales en la que, además de fantasear con las habilidades negociadoras de Donald Trump, admite que las advertencias de Bruselas sobre el colapso financiero británico eran verdad. «Tenemos que afrontar el hecho de que ahora puede producirse un hundimiento. ¿De acuerdo? Pro bono publico [por el bien público], que no haya un maldito pánico. Todo irá bien al final», aseguró en esa cena en Chatham House el polémico político británico.

El ministro estimó que la salida de la UE, prevista para marzo del 2019, es «irreversible», pero admitió que «corremos el riesgo de que no sea la que queríamos».

Las palabras de Johnson se produjeron en medio de la última refriega en Downing Street entre los eurófobos, entre los que se encuentra en un papel destacado el ministro de Exteriores, y los que buscan puentes con Bruselas. Y llega tas el último pulso de David Davis, el ministro encargado de negociar el brexit, y Theresa May a cuenta de la futura frontera de Irlanda del Norte.

May no quiso atacar al que es su principal rival en la lucha por el poder en las filas tories. «Por supuesto que sigue confiando en Boris», dijo una portavoz de la primera ministra a la llegada de la expedición británica a la cumbre del G7.

Sin embargo, el ministro de Finanzas Philip Hammond -al que Johnson acusaba en la grabación de tratar de seguir atado a la UE-, aseguró que es mejor adoptar una posición conciliadora en las negociaciones de salida. «En mi experiencia, una estrategia colaborativa es más productiva que una de confrontación», dijo Hammond

Nicola Sturgeon, jefa del Gobierno escocés y líder del independentista Partido Nacional Escocés, enfrentada al ministro de Exteriores por su posición a favor de seguir en la UE, fue menos complaciente y pidió su dimisión. «No creo que Boris Johnson deba ocupar uno de los más altos cargos del Estado», dijo.

Rearme proeuropeo

En medio de la creciente tensión interna de los eurófobos, los partidarios de reconstruir puentes con Bruselas de inmediato preparan una gran manifestación para el próximo 23 de junio. Best for Britain es el nombre de la plataforma organizadora, que ha incorporado como mecenas al millonario de origen húngaro George Soros. Este aportó 800.000 libras. «Es un multimillonario extranjero que lidera un complot contra los deseos de los británicos», apuró a descalificarlo el Daily Mail.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Tras el «brexit», el hundimiento