Inditex, al mal tiempo buena cara

Pablo Isla, satisfecho con unas ventas que crecen un 1,5 %, a pesar de la fortaleza del euro y de unas condiciones climáticas que en primavera fueron realmente adversas


redacción / la voz

Inditex publicó pocos minutos antes de las siete de la mañana los resultados del primer trimestre del año -del 1 de febrero al 30 de abril-, que recogían unas ventas «históricas», según las calificó la compañía, de 5.654 millones de euros, un margen bruto de 3.328 (un 58,9 % sobre ventas) y un beneficio de 668 millones de euros.

En conference call con analistas, el presidente de la multinacional, Pablo Isla, se mostró muy satisfecho por la evolución de las ventas. Varios fueron los motivos: crecieron un tibio 1,5 %, porcentaje que, excluyendo el efecto divisa (fortaleza del euro frente a otras monedas), se elevó hasta el 7 %; el incremento de facturación se registró en toda la superficie comparable y en todas las áreas geográficas, y tuvo lugar pese a unas condiciones meteorológicas realmente adversas (ayer fue el primer día de todo el mes de junio que no llovió en Galicia). Isla puso de manifiesto también las exigentes ratios comparables, ya que un año antes se partía de un crecimiento de ventas del 14 %.

A preguntas de los inversores, Isla explicó que la multinacional, presente en 96 mercados, mantiene una política de precios estables pese a la devaluación de las monedas, ya que su visión del negocio es a largo plazo.

Habló también del stock y de su gestión, y recalcó el giro que años atrás inició la compañía para integrar en los modelos de negocio en tienda física y on line. Isla explicó que la gestión del stock integrado ya está listo en 20 mercados donde opera Zara, el buque insignia de la multinacional. A final de año aspira a que ya esté en los 49 mercados on line donde está presente esta cadena. El hecho de que desde el mismo almacén se pueda suministrar el artículo a la tienda física y al cliente que la pidió a través de Internet tendrá un efecto neutro sobre los costes, según el directivo, pero, en primer lugar, será positivo para el cliente, generará mayor agilidad en las operaciones y, por lo tanto, se crearán mayores oportunidades de ventas en la temporada cuando los precios todavía no están rebajados.

Esta gestión integrada de los stocks es posible por el sistema de radiofrecuencia RFID, a través del que se sabe exactamente en dónde está cada una de las prendas. El RFID se implantará en el 2018 en Massimo Dutti, Pull & Bear y Uterqüe, y en el 2020 en el resto de las cadenas.

A través del hecho relevante, la multinacional informó de que la ampliación de su sede central en Arteixo en 80.000 metros cuadrados se concluyó en mayo y que en el verano entrará en funcionamiento el nuevo centro de distribución de A Laracha (A Coruña), cuyos 90.000 metros cuadrados servirán de complemento a las plataformas centrales logísticas existentes en España.

La inversión en este centro gallego y en el que se está poniendo en marcha en Holanda suma los 150 millones de euros.

En el primer trimestre, las cadenas del grupo han abierto tiendas en 36 mercados, continuando con la política de absorciones de unidades antiguas y pequeñas por un lado, y ampliaciones por otro. Al final del trimestre, la multinacional tenía 7.448 tiendas.

Alzas en bolsa

La bolsa acogió los resultados con una fuerte alza, del 3,53 %, que llevó a la acción a cerrar el día a 29,94 euros. Iván San Félix, de Renta 4, considera que los inversores están valorando el incremento del margen bruto y el crecimiento de las ventas de las primeras semanas del segundo trimestre, que se situó en el 9 % a tipos de cambio constante.

El analista explicó que, según las previsiones, la compañía se beneficiará de una menor presión sobre el euro a partir de la segunda mitad del año.

Con la presidenta de Microsoft, serán tres las mujeres que se sienten en el consejo

La compañía también comunicó ayer que el consejo de administración propondrá a la junta de accionistas, que se celebrará el 17 de julio, el nombramiento de Pilar López, presidenta de Microsoft España, como nueva consejera independiente. Sustituirá a Carlos Espinosa de los Monteros, que acaba su mandato.

A partir de ese momento habrá tres mujeres en un consejo de nueve miembros. Acompañan a López Flora Pérez Marcote, esposa del fundador, y Denise Patricia Kingsmill, miembro de la Cámara de los Lores y del subcomité de Asuntos Financieros para la Unión Europea.

La junta de accionistas se celebrará el 17 de julio, y en ella se aprobará el reparto de un dividendo de 0,75 euros por acción correspondiente al pasado ejercicio.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Inditex, al mal tiempo buena cara