Urdangarin ingresa en la cárcel de Brieva, en Ávila

El marido de la infanta Cristina aterrizó anoche en el aeropuerto de Madrid

Iñaki Urdangarin en una imagen de archivo
Iñaki Urdangarin en una imagen de archivo

Madrid

Iñaki Urdangarin, condenado por el Tribunal Supremo a cinco años y diez meses de cárcel por el caso Noós, ha ingresado esta mañana en la cárcel abulense de Brieva, según han informado fuentes penitenciarias. Urdangarin llegó anoche al aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid procedente de Ginebra.

Un día después de que el Supremo confirmara la sentencia de este caso de corrupción, la Audiencia de Palma, el tribunal que le condenó en primera instancia, le entregó en mano el mandamiento judicial por el que ordena su ingreso en prisión y en el que le daba cinco días para presentarse voluntariamente, plazo que vencía hoy.

El cuñado del Rey, como cualquier otra persona que haya sido condenada y se encuentre en ese momento en libertad, podía acudir con el mandamiento a cualquier instalación penitenciaria de España. Como establece la normativa, cualquier cárcel tiene la obligación de acoger a Urdangarin si llega voluntariamente, desde cualquier Centro de Inserción Social (CIS), hasta los dos hospitales penitenciarios o las tres cárceles de mujeres.

Iñaki Urdangarín ingresa en la cárcel de Brieva Lo ha hecho a escasas horas de que se cumpliera el plazo legal para hacerlo

Ahora, lo normal es que el cuñado del rey pase por todos los trámites del primer ingreso. Se le hace una ficha y es reconocido por el servicio médico, además de ser entrevistado por un equipo multidisciplinar formado por trabajadores sociales y psicólogos que le evalúan.

Como es habitual, el preso pasa la primera noche en el módulo de ingresos y después se le traslada al módulo más adecuado. Probablemente, y dadas sus características, al conocido como «de respeto», donde el interno, al que se clasifica en segundo grado, acepta unas normas de comportamiento e higiene y de organización de la vida diaria en esa instalación.

El Tribunal Supremo ratificó el martes pasado la condena inicial de la Audiencia de Palma por malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias, pero le absolvió de falsedad en documento público, con lo que rebajó en cinco meses la pena de privación de libertad, que es en total de 5 años y 10 meses. 

Torres pide el indulto

El exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, ha solicitado la suspensión de la ejecución de la condena de cinco años y ocho meses de cárcel a la que fue sentenciado por el caso Nóos mientras se tramita su solicitud de indulto, ha informado hoy el Tribunal Superior de Justicia de Baleares.

A primera hora de l tarde, Torres ingresaba en la cárcel de Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), para cumplir la condena de cinco años y ocho meses que se le ha impuesto por el desvío de fondos del caso Nóos. Ahora pasará directamente al módulo de ingresos de Brians 2, y será la junta de tratamiento la que decidirá después su destino definitivo dentro de la prisión, en función de su perfil psicosocial y de sus circunstancias personales y de salud

Iñaki Urdangarin, el hombre que sentó en el banquillo a la monarquía

María Viñas
El Supremo confirma la prisión para Iñaki Urdangarin con una rebaja de cinco meses La Sala Penal impone al marido de la infanta Cristina cinco años y diez meses de privación de libertad

Aquel chico rubio en el que la infanta Cristina se fijó durante un partido de balonmano en Atlanta 96, atento marido, yerno ideal, acabó siendo una estafa. Durante los años 2007 y 2008, llegó a defraudar a la Agencia Tributaria 326.000 euros

Iñaki Urdangarin «se dio» su primer paseíllo a las puertas de los juzgados de Palma el sábado 25 de febrero del 2012. Pero la pesadilla del yerno del rey hoy emérito había comenzado ya casi dos años antes, en julio del 2010, con la decisión del juez Castro de emancipar del caso Palma Arena la investigación sobre los negocios de Urdangarin y su socio Diego Torres en las entrañas del Instituto Nóos. Algo le olía mal. Las cuentas de la institución catalana, presidida por el exduque de Palma y concebida como una suerte de ONG de patrocinio y mecenazgo, llevaba un tiempo registrando movimientos como mínimo curiosos. Entre sus clientes, titanes empresariales como Telefónica o Repsol, y un buen puñado de administraciones autonómicas que filtraban a dedo en sus arcas euros a mansalva.

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Urdangarin ingresa en la cárcel de Brieva, en Ávila