Torra abandona un acto en Washington molesto por el discurso de Morenés

El presidente de la Generalitat considera «intolerable» que el embajador de España en EE.UU. negase la existencia de presos políticos. Pedro Sánchez responde a Torra: «Presos políticos no hay en España»

Europa Press
Washington

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, ha exigido la dimisión del embajador español en Estados Unidos, Pedro Morenés, por el discurso «absolutamente intolerable y ofensivo» que a su juicio ha efectuado durante una recepción en Washington, y ha emplazado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a decir si lo comparte. 

Torra, junto a la delegación catalana que le acompañaba, abandonó anoche un acto en Washington mientras Morenés pronunciaba su discurso durante la recepción oficial de inauguración del festival cultural Smithsonian Folklife, en el que participa como invitada Cataluña.

Fuentes de la embajada española en Estados Unidos no quisieron comentar el incidente, aunque lamentaron que los medios de comunicación no tuvieran acceso al acto para corroborar lo sucedido.

Según informa La Vanguardia, el incidente se inició después de un discurso del presidente de Armenia, país que Torra consideró como «ejemplo en la lucha por la libertad y la democracia», porque «también los catalanes hemos sufrido una implacable persecución política, lingüística y cultural durante los últimos siglos», según aseguró. «Ahora luchamos -añadió Torra- contra un estado de emergencia y las injusticias sufridas por gente como el presidente Puigdemont, forzado al exilio, y todos los otros presos políticos. Estos lazos amarillos que llevamos son por ellos».

En su turno posterior, Morenés quiso «rectificar con hechos y cifras la propaganda que ha sido diseminada hoy aquí por el president de la Generalitat».

Mientras era abucheado por parte de los asistentes, Morenés aseveró: «No hay presos políticos en España y no lo digo sólo yo sino informes de Amnistía Internacional y Human Rights Watch. Lo que hay son políticos que a pesar de todas las advertencias y sus propios servicios legales decidieron contravenir el Estatut y la Constitución española y violar la ley».

El embajador, que recibió aplausos al final de su discurso, se dirigió también a Torra para recordarle que «la mayoría de los catalanes no votaron partidos secesionistas» y le instó a «respetar la regla de la mayoría y gobernar para todos» porque «hay catalanes que no quieren la independencia».

Según ha informado la Generalitat, Torra decidió abandonar el acto «ante el grado de insulto al que ha llegado» Pedro Morenés, que fue ministro de Defensa en un gobierno del PP. «No podemos tolerar el grado de insulto al que se ha llegado», aseguró Torra ya fuera del recinto donde se realizaba la recepción.

El presidente catalán emplazó al presidente español, Pedro Sánchez, a decir si «comparte el discurso de seis folios» de Morenés, que «llevaba preparado y escrito para tildarnos de mentirosos y que continúa falseando la historia de lo que está pasando en Cataluña».

El jefe del ejecutivo catalán señaló que durante su intervención en el acto él se ha referido «a los presos políticos y a los exiliados de manera correcta y respetuosa», pero, «desafortunadamente después Pedro Morenés ha hecho un discurso intolerable y ofensivo, para mi, como presidente, porque me ha tildado públicamente de mentiroso, y para nuestro país, porque ha puesto en cuestión la existencia de presos políticos».

El Govern transmite su malestar al ministro Borrell 

La Conselleria de Acción Exterior de la Generalitat ha hecho llegar al gabinete del ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, el malestar del Govern por la que consideran como «agresión verbal» a Torra. El PDeCAT, incluso, ha pedido la comparecencia de Borrell y del embajador de España en Estados Unidos, Pedro Morenés. En los pasillos del Congreso, el portavoz adjunto del PDeCAT, Jordi Xuclà, ha señalado que es «urgente» que Morenés explique en la Comisión de Asuntos Exteriores por qué aprovechó una tribuna para hacer un discurso «político» de «replica» a un presidente electo que, a su juicio, «está fuera de sus competencias».

 Sánchez rechaza el referendo que pide Torra y que haya presos políticos

Horas después del incidente en Washington, Pedro Sánchez ha sido cuestionado por el mismo a su llegada a la reunión de líderes socialistas europeos previa a la Cumbre de la UE. El presidente del Gobierno, además de rechazar el referendo pactado que pide el presidente de la Generalitat, al asegurar que mantendrá la posición que el Ejecutivo ha tenido siempre al respecto, ha querido recalcar que en España no hay presos políticos.

Preguntado por si compartía el discurso de Morenés, Sánchez ha dicho que no lo ha escuchado pero que lo que puede asegurar es que «presos políticos en España no hay». Ha subrayado que ha hecho esta misma afirmación en muchas ocasiones y ha dicho que en Cataluña hay una crisis política que hay que resolver «desde la política».

En ese contexto ha enmarcado la reunión que mantendrá con Torra en el Palacio de la Moncloa el próximo 9 de julio, donde considera que se debe hablar, además de sobre esa situación, del «día a día de los catalanes». Por ejemplo, ha dicho, de la sanidad, el empleo, la educación y cómo restablecer las relaciones entre las instituciones españolas y catalanas.

«Nosotros no vamos a utilizar el agravio territorial, no vamos a buscar para nada la confrontación con el Gobierno de Cataluña, pero es evidente también que este Gobierno va a ser claro en lo que respecta al Estado social y democrático de derecho», ha manifestado.

Sánchez ha resaltado que España es un país democrático, con una «democracia asentada y homologable al conjunto de democracias europeas» y ha insistido en que «en esos parámetros» se moverá el Ejecutivo.

El Supremo abre la vía para inhabilitar a Puigdemont y a la cúpula del «procés»

mateo balín

Confirma el procesamiento por rebelión, lo que supondrá la suspensión de 7 diputados

La Sala de Apelaciones del Tribunal Supremo confirmó ayer los procesamientos dictados por el juez Pablo Llarena contra Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y otros 11 investigados por delitos de rebelión, malversación de caudales públicos y desobediencia en la causa sobre el proceso secesionista en Cataluña en la que otros doce líderes independentistas están investigados. La decisión de los tres magistrados abre la puerta a la inmediata inhabilitación cautelar de aquellos diputados que permanecen en prisión provisional o tienen dictados autos de encarcelamiento, según marca la ley para delitos de especial gravedad como la rebelión. Una resolución que tendrá que dictar el juez Llarena en los próximos días. Los magistrados de la Sala de Apelaciones consideran «suficientemente razonable» calificar los hechos como delito de rebelión porque existió «un alzamiento» con un uso «torticero» del poder para conseguir la independencia de Cataluña al margen de la ley. Además, en cuanto a la malversación de la que se acusa también a 14 de los investigados, dicen que hubo «un sistema de engaño» que ocultaba el destino de las cantidades a otros fines relacionados con el referendo ilegal de 1 de octubre.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Torra abandona un acto en Washington molesto por el discurso de Morenés