Versión exprés de una ley educativa

Sara Carreira Piñeiro
sara carreira REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

La falta de tiempo para diseñar una nueva normativa hace que la ministra Isabel Celaá recurra a una reforma en diez áreas que elimina la Religión de las notas

19 feb 2020 . Actualizado a las 17:12 h.

La ministra de Educación y FP, Isabel Celaá, presentó en la comisión sectorial del Congreso diez ambiciosas medidas que podrían convertirse en una ley propia si la falta de tiempo no lo impidiese. Por eso, Celaá apuesta por derogar parte de la Lomce por la vía de urgencia (con una ley orgánica hecha al efecto) mientras prepara una norma, porque ahora no se puede «poner encima de la mesa una ley orgánica de educación». Sobre el papel, las propuestas de la política vasca suenan muy bien, especialmente las relativas a los grupos más vulnerables y el impulso a la FP, aunque algunas patronales de la educación ya han criticado su anuncio sobre Religión:

LA ESCUELA, MEJOR PÚBLICA

Planteamiento. La escuela pública es referente y eje vertebrador y «no va a considerarse subsidiaria de la concertada». Esta «desempeña una función social» con carácter complementario (hizo un guiño al colectivo diciendo que «la inmensa mayor parte cumple los fines sociales, contribuyendo al fortalecimiento de nuestro sistema», pero no fue suficiente para evitar las críticas). Otra cosa son, explicó, los colegios, excepcionales, que apuestan por la diferenciación de sexos.

Medidas. Se modificará el artículo 109.2 de la Lomce que alude a la «demanda social», un «eufemismo» para que algunos privaticen la enseñanza. Sobre los centros diferenciadores, dijo estar «convencida» de que se puede acordar que «el modelo coeducativo aporta más valor».