El precio de los dispositivos podría aumentar tras la histórica multa antimonopolio de la Unión Europea

Cristina Porteiro
Cristina Porteiro BRUSELAS / CORRESPONSAL

ACTUALIDAD

STEPHANIE LECOCQ | EFE

Google estudiará si carga el coste de los ajustes a los clientes de Android

19 jul 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

La Comisión Europea asestó ayer el mayor golpe contra prácticas anticompetitivas de su historia. El extraordinario guantazo se lo llevó Google en forma de multa, solo un año después de haber abonado 2.400 millones de euros por abusar de su posición dominante para favorecer a su comparador de precios Google Shopping.

El gigante estadounidense tendrá que abonar en esta ocasión 4.340 millones de euros a la UE por haber abusado desde el año 2011 de su posición privilegiada para restringir la competencia y afianzar el poderío de su motor de búsquedas, principal fuente de negocio de la compañía.

Bruselas culmina así una investigación que arrancó en el 2015 y que concluye tres años después con la certeza de que la empresa se sirvió de la buena acogida que tiene su sistema operativo (de código abierto) Android para imponer condiciones restrictivas y de exclusividad a los fabricantes de móviles y operadores de red con el objetivo de dirigir la navegación de los usuarios únicamente a través de su buscador. «Sus prácticas le han denegado a sus rivales la posibilidad de innovar y competir por su propios méritos. Y han denegado a los consumidores europeos los beneficios de una competitividad efectiva. Esto es ilegal», señaló ayer la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.