Trabajo quiere obligar a las empresas a registrar los horarios de la plantilla

Es, defiende, la única medida para evitar excesos de jornada y horas no retribuidas


Madrid / Colpisa

Una de las recetas que da el Gobierno para luchar contra la precariedad laboral es obligar a las empresas a registrar diariamente el horario de entrada y salida de cada trabajador. Y es que el Plan Director contra la Explotación Laboral no se limitará a poner en marcha una batería de medidas operativas y organizativas, ya que «las deficiencias del mercado de trabajo que dan lugar a la existencia de situaciones socialmente tan injustas no se solucionan solo con la actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social», según explica el borrador del texto. Sus intenciones apuntan más alto, con cambios legales incluidos, ya que «el problema es, en no pocas ocasiones, la propia ley, la normativa laboral vigente».

Más concretamente, echa la culpa a dos reformas -la laboral del 2012 y la de la contratación a tiempo parcial del 2013- de ser «el origen» de las situaciones asociadas «a la precariedad laboral y la explotación laboral», al tiempo que critica que no se hayan aprobado modificaciones legales para corregir la brecha salarial entre mujeres y hombres.

Por ello, el objetivo del Gobierno es recuperar las proposiciones de ley que ha presentado en los últimos meses el PSOE para reformar la normativa laboral. Entre ellas, la relativa a la modificación del artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores para incluir la obligación de que los empleados fichen a la entrada y la salida.

La del control horario no es una idea nueva. Aunque de momento solo es obligatorio en caso de que se realicen horas extraordinarias, durante meses la Inspección de Trabajo lo exigió alegando que no se podía determinar si un empleado hacía o no horas extras sin saber cuándo entraba y cuándo salía. Un criterio que no comparte el Tribunal Supremo, que en varias sentencias liberó a las empresas de implantar ese registro horario general. Eso, con la ley actual en la mano, de ahí la necesidad de modificarla. En su plan, el Gobierno matiza que los cambios previstos deberán negociarse con la patronal y los sindicatos en el marco del diálogo social. En caso de que esta modificación se llevara a cabo, sería trascendental en la lucha contra los abusos en la contratación a tiempo parcial para hacer frente a los excesos de jornada y horas extraordinarias no pagadas, que son la principal causa de denuncia ante la Inspección de Trabajo (un 40 % del total de las reclamaciones el año pasado). 

Horas no pagadas

Solo entre enero y marzo se realizaron en España 6,4 millones de horas extraordinarias a la semana, de las cuales 2,8 millones no se retribuyeron. Es decir, más del 44 % del total, «un número muy elevado, aun cuando se admita que parte de ese porcentaje puedan ser compensadas por descansos», explica el documento. Y eso que se trata de un porcentaje inferior al registrado en los últimos años, cuando la proporción de horas extras no pagadas superaba ligeramente el 50 %.

El comercio, las industrias manufactureras, la hostelería y la educación son los sectores en los que se hacen la mayor parte de estas horas extraordinarias.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Trabajo quiere obligar a las empresas a registrar los horarios de la plantilla