Mírele la etiqueta a la gasolina

El 12 de octubre entra en vigor la nueva normativa europea para unificar los distintivos de los carburantes

m. m.
redacción / la voz

A partir del 12 de octubre tendrá que estar atento a la hora de repostar, si no quiere acabar llenando el depósito con el combustible equivocado. Entra en vigor el nuevo etiquetado de carburantes. Lo ordena la Unión Europea. Y hay que ir preparándose para algo más que los simples gasolina 95, gasolina 98 y gasoil. Y no porque vayan a desaparecer esos nombres o porque lo que vaya usted a echarle a su coche sea una cosa distinta. No es eso. Es que se van a llamar de otra manera. Pero no se alarme, porque convivirán las dos denominaciones.

Lo que persigue Bruselas no es otra cosa que lograr que todos los vehículos y todas las gasolineras de Europa empleen la misma identificación para los carburantes y que el consumidor sepa, al primer golpe de vista sobre el distintivo, cuáles son los compatibles con su vehículo. Un abanico que se ampliará con la llegada de los combustibles de nueva generación.

Así, a partir de octubre se encontrará con tres figuras que identificarán cada tipo de carburante: el círculo para la gasolina, el cuadrado para el gasoil y el rombo para los gases. En el interior del círculo, encontrará la letra E acompañada de un número que podrá ser el 5, el 10 o el 85, dependiendo de la cantidad máxima de etanol que contenga esa gasolina y que su coche pueda asimilar.

Dentro de los cuadrados aparecerá la letra B acompañada de la cifra 7 o 10, señalando el porcentaje de biodiésel que tiene el carburante en cuestión. Además de estos dos distintivos, existirá otro, también de forma cuadrada, con las letras XTL, que designa el gasoil sintético. Los carburantes gaseosos, que habrá visto con menor frecuencia en las estaciones de servicio, tendrán cuatro etiquetas, todas en forma de rombo, con diferentes siglas en su interior dependiendo del componente del que se trate. El hidrógeno se denominará H2, el gas natural comprimido CNG y el gas natural licuado será el LNG. Por último, podrá toparse también con el gas licuado de petróleo, al que identifican las letras LPG en el interior del rombo.

Vehículos sin distintivo

Las etiquetas aparecerán tanto en los surtidores, próximas a las nomenclaturas ya vigentes, como en los tapones de llenado de los coches. Únicamente de los automóviles que se matriculen y comercialicen a partir del 12 de octubre. Los anteriores a esa fecha, no. Los coches eléctricos tampoco dispondrán de este adhesivo, al menos por el momento. «La UE está trabajando en ello», aclara el director general de la Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP), Andreu Puñet.

En cualquier caso, si, llegado el momento y ante una maraña de distintivos desconocidos le surge alguna duda, siempre podrá pedir ayuda al personal de la estación de servicio. Si no lo encuentra, «y no está completamente seguro de qué carburante escoger, elija siempre el de menor porcentaje de combustible fósil; en el caso de la gasolina, el E5; y si es diésel, el E7». «Esa regla nunca falla», asegura la secretaria General de UPI (Unión de Petroleros Independientes), María Ortiz. «Esta noticia ha caído como un jarrón de agua fría entre los consumidores, pero no tenemos más remedio que acostumbrarnos», argumenta Ortiz, que cuenta con el rechazo inicial a lo desconocido de los clientes. «Será necesario un tiempo de rodaje para los conductores, pero luego será coser y cantar», apostilla.

«Hemos intentado trabajar de la forma más coordinada posible entre todos los implicados en este tema para que la información llegue al consumidor de la mejor forma posible», asegura el secretario general de la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (Anesdor), José María Riaño. «Nosotros lo que valoramos es la posibilidad de utilizar una gama más amplia de combustibles, lo valoramos antes que el propio coste», comenta por su parte el director general de la AOP.

«A partir de 20.000 kilómetros, sin duda compensa el diésel»

ANDREA ARRUÑADA/ J.A.

Los distribuidores de Citroën en A Mariña y el Occidente astur llevan vendidos en julio 14 vehículos de gasóil y 12 de gasolina

«Llevamos tiempo notándolo, pero el aumento de ventas de vehículos de gasolina en julio en la zona, tras el anuncio del impuesto, ha sido espectacular», explica José Luis Suárez, jefe de post venta de Citroën en Carastur, en Serantes (Tapia). Aunque tiene muy claro que el futuro va a pasar por los vehículos híbridos, eléctricos y de gas, explica que el diésel nuevo, más limpio, tiene un largo recorrido por delante.

La experiencia y el asesoramiento al cliente es fundamental. «Para alguien que hace menos de 10.000 kilómetros al año recomendamos gasolina sin dudarlo. Hasta 14.000 kilómetros también lo aconsejamos, pero a partir de ahí, hasta 20.000 kilómetros, depende de otros factores, como por ejemplo la potencia del motor o si vas a usar más el coche en ciudad. Lo que está claro es que a partir de 20.000 kilómetros no hay duda de que compensa más el diésel», explica.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Mírele la etiqueta a la gasolina