Las lechugas de Fukushima dan miedo

A. G. FUKUSHIMA / EFE

ACTUALIDAD

TORU HANAI | Reuters

A los agricultores y a los pescadores les está costando convencer a los consumidores de que sus productos no están contaminados por el desastre nuclear del 2011

29 jul 2018 . Actualizado a las 09:34 h.

A los agricultores y a los pescadores de la región japonesa de Fukushima les está costando convencer a los consumidores de que sus productos no están contaminados por el desastre nuclear del 2011, pero confían en que con tiempo y paciencia podrán superar su frustración.

«Hay que cambiar la mentalidad de la gente», sostiene Satoko Anzai, quien, junto a su marido, Chuzaku, y el resto de la familia, gestiona una granja frutícola de 5 hectáreas al norte de la ciudad de Fukushima.

«La gente todavía dice que no a nuestros productos, a pesar de que mostramos evidencias de que nuestro suelo no está contaminado», agrega la agricultora, de 69 años, al lado de un melocotonero preñado de fruta.