Los científicos alertan: la Tierra puede caer en un irreversible estado invernadero

La actividad humana encamina el planeta hacia temperaturas cinco grados por encima de la era preindustrial y una subida del mar entre diez y 60 metros

Nube de polución sobre Madrid
Nube de polución sobre Madrid

El planeta necesita urgentemente una transición a una economía verde, circular, porque la contaminación por combustibles fósiles amenaza con empujar a la Tierra hacia un duradero y peligroso estado «invernadero». Lo advierte una investigación de la Universidad Nacional Australiana (ANU), liderada por el reconocido científico Will Steffen, que determina que esta situación podría resultar en que las temperaturas se sitúen de media cinco grados por encima de la era preindustrial y que el nivel del mar suba a largo plazo entre diez y 60 metros.

Si el hielo polar continúa derritiéndose, los bosques reduciéndose y los gases de efecto invernadero aumentando a nuevos máximos -como ocurre actualmente cada año- la Tierra llegará a un «punto de inflexión». Es decir, un punto de daño irreversible para el planeta. Y eso «podría pasar apenas en algunas décadas».

Actualmente la temperatura media global es un poco más de un grado superior al de la era preindustrial y aumenta 0,17 grados cada década.

Steffen remarcó que si las temperaturas aumentasen dos grados por las actividades humanas se activarían unos procesos en el sistema de la Tierra, denominados retroalimentaciones, que pueden desencadenar un mayor calentamiento, incluso si se deja de emitir gases de efecto invernadero.

Estos elementos de retroalimentación incluyen la descongelación del permafrost (suelo permanentemente helado), la pérdida de metano hidratado de las aguas marinas, el debilitamiento de sumideros de carbono en tierra y mar, y el aumento de la respiración bacteriana en los océanos.

También incluyen la muerte regresiva de la selva amazónica y del bosque boreal, la reducción de la capa de nieve en el hemisferio norte, la pérdida de hielo marino en el verano ártico, así como la reducción del hielo marino antártico y las capas de hielo polar.

«La verdadera preocupación es que estos elementos de inflexión puedan actuar como una fila de fichas de dominó. Una vez que uno es empujado, ésta empuja a la Tierra hacia otro. Puede ser muy difícil o imposible detener toda la fila de fichas de dominó», dijo Steffen en un comunicado de la ANU.

Los investigadores consideran que la activación en cadena de estos retroalimentadores podría liberar de forma incontrolada el carbono que previamente se ha almacenado en la Tierra.

«Es improbable que los esfuerzos actuales, que no son suficientes para cumplir los objetivos del Acuerdo de París, ayuden a evitar esta situación peligrosa en la que muchas partes del planeta podrían convertirse en inhabitables para los humanos», advirtió Steffen.

El Acuerdo de París, suscrito en el 2015 por unos 200 países, busca mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2 grados con respecto al nivel preindustrial, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento en 1,5 grados.

Steffen llamó a acelerar la transición hacia una economía mundial verde en este estudio, publicado en la revista científica PNAS y en el que participaron científicos de Suiza, Dinamarca, Reino Unido, Bélgica, Estados Unidos, Alemania y Holanda.

La humanidad agota este miércoles el «presupuesto anual» de la Tierra

Europa Press

España entró en déficit ecológico el pasado 11 de junio. Si todos los seres humanos viviesen como un español medio consumirían el equivalente a 2,3 planetas por año

El Día de la Sobrecapacidad de la Tierrael momento en el que el planeta ha agotado el «presupuesto ecológico» de la Tierra para el 2018, se cumple este miércoles 1 de agosto, lo que indica que la demanda de recursos naturales de la humanidad habrá superado lo que los ecosistemas pueden renovar este año, según los datos de la organización científica Global Footprint Network ofrecidos por WWF.

El Día de la Sobrecapacidad se ha adelantado desde finales de septiembre en 1997 hasta su fecha más temprana este 2018 y es para WWF un símbolo de la presión «sin precedentes» que las actividades humanas están ejerciendo sobre la naturaleza. Además, estiman que en la actualidad haría falta el equivalente a 1,7 planetas para satisfacer de forma sostenible la demanda de recursos.

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Los científicos alertan: la Tierra puede caer en un irreversible estado invernadero