El «brexit» sin pactos dejará al Reino Unido sin alimentos en un año

Solo la cuarta parte de los británicos cree que se logrará un buen acuerdo con Bruselas y la popularidad de May se desploma


LONDRES / E. LA VOZ

El Reino Unido se quedará sin alimentos dentro de un año si no puede seguir importando fácilmente desde la UE y otros lugares después del brexit, advirtió el Sindicato Nacional de Agricultores (NFU, por sus siglas en inglés). Su presidenta, Minette Batters, instó al Gobierno de Theresa de May a colocar la seguridad alimentaria en lo más alto de la agenda política ante el miedo a no que no se logre un acuerdo.

«El sector agrícola del Reino Unido será uno de los sectores más afectados por un mal brexit: un acuerdo de libre comercio sin fricciones con la UE y el acceso a una fuerza de trabajo segura y competente para las empresas agrícolas es fundamental para el futuro del sector», advirtió.

La advertencia de Batters se produce después de que el nuevo ministro encargado del brexit, Dominic Raab, afirmase que el Reino Unido tendría «suministros de alimentos adecuados» después de la ruptura pese a que el país produce el 60 % de lo que necesita para alimentarse, en comparación con el 74% de hace 30 años.

Batters no fue la única que le complicó el día a May. La líder de Escocia, Nicola Sturgeon, acusó a la primera ministra de hacer un brexit «nocivo y profundamente perjudicial» al plantear repetidamente como táctica de negociación la ruptura sin acuerdo.

La líder del Partido Nacionalista Escocés mantuvo una reunión en Londres con la líder tory en la que se quejó de que no hubo «progreso visible» en las conversaciones entre Londres y Bruselas desde que se presentó el famoso plan de Chequers en julio y la incitó a explicar «su plan B» por si no se llega a un acuerdo.

Para Sturgeon no sería suficiente asegurar un simple pacto de salida con la UE si no es posible completar todas las negociaciones a tiempo en la fecha fijada para el divorcio, marzo del 2019. Eso pondría en riesgo el brexit, que apodó como «ciego», por el cual el Reino Unido estaría «fuera del acantilado el próximo mes de marzo sin saber dónde aterrizaría».

La vuelta a Downing Street de May tras sus vacaciones está siendo más accidentada de lo esperado. Su nivel de aprobación ha caído a un mínimo histórico, con solo el 30 % de los británicos satisfechos con su trabajo, cinco puntos menos que el mes pasado.

La puntuación baja hasta el 22 % al ser preguntados por el nivel de satisfacción del Gobierno conservador en su conjunto y solo una cuarta parte cree que Londres obtendrá un buen acuerdo del brexit tras las negociaciones con los líderes europeos.

Boris Johnson compara a mujeres con burka con «buzones de correos»

El exministro de Exteriores Boris Johnson se vio ayer envuelto en una nueva polémica, pero esta vez no tuvo al brexit como protagonista, si no su comparación diciendo que las mujeres musulmanas que usan burkas parecen «ladrones de bancos» o «buzones de correos». Para Johnson, el país no debe «caer en la trampa de cerrar el debate sobre asuntos serios» y puntualizó que si Londres no puede «defender los valores liberales, entonces simplemente estamos cediendo terreno a los reaccionarios y los extremistas».

El presidente conservador, Brandon Lewis, le pidió que se disculpe por sus comentarios en una columna de opinión, pero un Johnson desafiante rechazó la invitación, defendiendo que es «ridículo» que sus opiniones sean «atacadas». Se mostró en contra de seguir el ejemplo de Dinamarca de prohibir el burka, pero dijo que se siente «autorizado» a pedirle a una mujer que lo que se lo quite si llega con él a su oficina.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El «brexit» sin pactos dejará al Reino Unido sin alimentos en un año