Ciudadanos denuncia «los dedazos» de Sánchez para «repartirse el botín»

Rivera pedirá explicaciones en el Congreso por el cese de Sánchez Corbí en la UCO


madrid / la voz

Escándalo. Es la palabra empleada por el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, para definir la profunda reestructuración que está llevando a cabo Pedro Sánchez en la Administración pública desde que se hizo con el control de la Moncloa. El líder de la formación naranja habla sin tapujos de «dedazos» para denunciar la colocación en cargos bien remunerados de una buena ristra de socialistas afines al presidente, cuando, a su entender, los cambios deberían limitarse a las esferas más elevadas del aparato del Estado. Especialmente cuando ya se ha atravesado el ecuador de la legislatura.

«¿Por qué tiene que cambiar todos estos puestos?», cuestiona Rivera en una entrevista a Europa Press. El líder de la formación de centroderecha pone sobre la mesa varios ejemplos: el del ex secretario de Organización socialista Óscar López al frente de Paradores; el del responsable de Programas del PSOE, José Félix Tezanos, como director del CIS; el de Juan Manuel Serrano, exjefe de gabinete de Sánchez, como presidente de Correos; o el de José Vicente Berlanga Arona, que viene del campo de la Filosofía y que desde hace unas semanas es el máximo responsable de la empresa nacional de Uranio-Industrias Avanzadas (Enusa).

En este gran baile de nombres y cargos que denuncia, Rivera dedica un capítulo especial a la destitución de Manuel Sánchez Corbí como jefe de la UCO de la Guardia Civil, una eminencia en la lucha contra la corrupción.

«Llega casualmente Sánchez y lo quita a dedo», lamentó, deslizando que este movimiento, por el que exigirán explicaciones en el Congreso al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, pudo haber sido motivado por el inicio de unas investigaciones de Sánchez Corbí al PSOE valenciano debido a unas supuestas irregularidades en su financiación.

Un intento de «colonización»

Así, Rivera denuncia un intento de «colonización» de las instituciones mediante unas prácticas «todavía peores» que las empleadas por el anterior Gobierno. «Al final Rajoy lo hizo para una legislatura y ganando unas elecciones. Sánchez no ha ganado las elecciones y ni siquiera va a ser para una legislatura, sino para unos meses», expone. «Me parece un escándalo que un señor que no ha pasado por las urnas se ponga a cambiar 500 puestos como si fuera a estar aquí 20 años».

En la misma entrevista, Rivera sostiene que en caso de haber sido él el nuevo inquilino del Palacio de la Moncloa, solo habría optado por realizar «cambios puntuales» en determinados puestos y, lejos de tener en cuenta el carné de partido de los candidatos, primaría «los méritos y un currículo adecuado para el cargo». El presidente de Ciudadanos sacó aquí pecho al considerar que lidera la única formación política «libre y capaz de hacer las cosas de otra manera», criticando el silencio en las filas populares, porque ellos también «ven en el Estado un botín a repartirse», pero también en las filas de Podemos, que «no ha abierto la boca».

En busca de la iniciativa

Tras dos meses de bloqueo en los que Ciudadanos no acaba de encontrarse cómodo con el tablero político resultante tras el triunfo de la moción de censura del PSOE, la formación de Albert Rivera trata de rearmarse. Lo hace aprovechando que Pablo Casado, el nuevo líder del PP, se encuentra empantanado con las últimas novedades del caso máster, una situación en la que tratará de buscar su oportunidad de recuperar la iniciativa.

Críticas al fichaje de Begoña Gómez por el IE para dirigir su Centro de Estudios Africanos

Begoña Gómez, la esposa del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, asumirá un nuevo puesto de trabajo al regreso de las vacaciones del verano tras una oferta recibida por parte del Instituto de Empresa (IE) para dirigir su Centro de Estudios Africanos (IE Africa Center), una nueva institución sin ánimo de lucro dependiente de la fundación de la IE, organismo que se nutre tanto de fondos privados como de dinero público. La retribución económica que recibirá no ha trascendido.

Gómez trabajaba hasta hace poco como directora de consultoría en externalización comercial del Grupo Inmark, puesto en el que logró una excedencia coincidiendo con la llegada de su marido a la Moncloa. Esta madrileña del año 64 es licenciada en Márketing, tiene experiencia como docente en varias escuelas de negocios y está especializada en la captación de fondos para Organizaciones sin Ánimo de Lucro.

«Cohecho impropio»

En Génova no tardaron en criticar el fichaje de Gómez por el IE, un movimiento profesional que relacionaron con las influencias de su marido y que aprovecharon para denunciar una doble vara de medir. «Si fuera la mujer de Casado sería cohecho impropio», ironizó la portavoz de Agenda Digital, Pilar Marcos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Ciudadanos denuncia «los dedazos» de Sánchez para «repartirse el botín»