La Bolsa española, en mínimos del año por los aranceles turcos


madrid / la voz

La guerra comercial abierta entre Estados Unidos y Turquía a cuenta de los aranceles cruzados se recrudece y, en consecuencia, la calma se resiste a llegar a los mercados. La Bolsa española volvió a vivir ayer una jornada negra: el selectivo cedió el 1,26 % y se desplomó hasta los 9.386,8 puntos, marcando su mínimo del año. Solo tres valores (Indra, Mediaset y Siemens Gamesa) cerraron en verde.

Tampoco la evolución de la prima de riesgo invita al optimismo sobre el final de la crisis abierta en el país euroasiático, ya que ayer subió por encima del 4 %, situándose en los 116,2 puntos básicos. Cabe recordar que el BBVA es uno de los bancos europeos con mayor exposición a Turquía. De todos modos, en la escalada del riesgo nos acompañan -y, de hecho, rebasan- Italia y Portugal, cuyas primas subieron ayer un 4,85 y un 4,5 %, respectivamente, hasta los 285 y los 155 puntos básicos.

La intranquilidad de los inversores, que hizo que el Ibex cerrara ayer su cuarta sesión consecutiva a la baja (acumula este año unas pérdidas del 6,54 %), la explica el anuncio por parte de Turquía de más aranceles a la importación de productos estadounidenses, entre ellos el tabaco, las nueces, el arroz, los vehículos, el alcohol, el carbón o los cosméticos. «Hemos duplicado las tasas aduaneras sobre 22 productos, una medida que equivale a 533 millones de dólares», declaró a la prensa local la ministra turca de Comercio, Ruhsan Pekcan. Y es que el Ejecutivo del presidente Erdogan «no renuncia a proteger a las empresas turcas contra las medidas de Estados Unidos», que el pasado viernes duplicó los aranceles sobre el acero y el aluminio. 

Toda Europa en rojo

En lo que respecta al resto de plazas europeas, tampoco han escapado del rojo, con retrocesos más severos que el del Ibex, penalizadas por la caída de las materias primas y la contracción del sector exportador. París perdió el 1,82 %, Fráncfort el 1,58 % y Londres el 1,49 %.

Al otro lado del Atlántico, la tónica en Wall Street no difería a media sesión de la de los parqués del Viejo Continente, pese a que la víspera cerró con una subida de medio punto tras tres jornadas a la baja por la depreciación de la lira turca y la caída de la banca. Sin embargo, ayer eran las tecnológicas las que tiraban a la baja, temerosos los inversores ante la llamada de Erdogan a boicotear los productos electrónicos estadounidenses.

En lo que respecta a la divisa turca, ayer continuó su recuperación: cada euro se cambió por 6,82 liras turcas, frente a las 7,35 que se pagaban el martes. Ayer también se pusieron en marcha medidas de control cambiario en el mercado turco de divisas.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La Bolsa española, en mínimos del año por los aranceles turcos