Los padres del niño Gabriel trasladan sus cenizas al mar, «su lugar mágico»

Patricia Ramírez y Ángel Cruz han trasladado este viernes los restos mortales del pequeño hasta el mar que baña el parque natural de Cabo de Gata


Los padres del niño de ocho años Gabriel Cruz, asesinado en febrero en Las Hortichuelas de Níjar (Almería), han trasladado este viernes los restos mortales del pequeño hasta el mar que baña el parque natural de Cabo de Gata, «su lugar mágico y en el que descansará». Así lo han indicado Patricia Ramírez y Ángel Cruz en un comunicado remitido a los medios, en el que han destacado que se «trata de un día especial» ya que Gabriel «ha vuelto al mar al que tanto amaba».

Los restos mortales del niño fueron incinerados el pasado día 9 después de que el juez instructor de la causa contra Ana Julia Quezada por presuntos delitos de asesinato, detención ilegal y contra la integridad moral autorizase su exhumación del camposanto de Fernán Pérez, en Níjar.

En el comunicado, al que acompaña un vídeo de la cala de aguas limpias en el que reposa el pequeño desde las 08.45 horas, Patricia y Ángel trasladan el contenido de la carta que han leído «para despedirlo de la tierra antes de zambullirse en el mar, nuestro mar, vuestro mar y el de las futuras generaciones que habrán de llegar».

En esta extensa misiva, anuncian a su hijo que «hoy saldrá de la oscuridad para surcar los mares y sus profundidades» y que, en la «despedida» le acompañarán «miles de pececitos terrestres que decidieron brillar mostrando sus aletas, luciendo sus colas y erizando sus escamas cuando les inundó el amor que desprendiste al abandonar la tierra». Recuerdan la «marea de buena gente» que se movilizó tras su desaparición de su hijo, y que les acompañó en el duelo tras conocerse su asesinato 13 días después.

Ana Julia Quezada: «No me importa si tengo que pasar el resto de mi vida en la cárcel»

La asesina confesa de Gabriel Cruz escribió una carta de su puño  letra al padre del menor

Ana Julia Quezada, la asesina confesa de Gabriel Cruz, ha enviado a Ángel, padre del menor, una carta escrita de su puño y letra desde prisión. Le pide perdón «de todo corazón» y dice «lamentar» todo el daño que le ha hecho a él y a la madre del pequeño, Patricia Ramírez. La misiva forma parte del sumario, de 1.800 hojas, que, desde el pasado miércoles, ya está a disposición de los abogados.

La carta manuscrita de Ana Julia Quezada dirigida a Ángel Cruz comienza así, según recoge El Mundo: «Ángel, no tengo palabras para decirte esto pero aun así lo voy a contar». «No tengo excusas por lo que hice, pero sólo sé que el miedo te bloquea porque eso me pasó a mí», prosigue. La asesina confesa del pequeño habla de accidente y dice: «Entiendo que no me creas porque es lo más normal y no tuve el valor suficiente para decirte que por un lamentable accidente te quité lo más grande que uno puede tener: un hijo».

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los padres del niño Gabriel trasladan sus cenizas al mar, «su lugar mágico»