Un joven francés adelanta en su BMW a un coche de la Guardia Civil a 205 km/h

El conductor, que se dirigía a Portugal, pagó al instante y con tarjeta de crédito la multa de 600 euros


ourense / la voz

A 205 kilómetros por hora quedó retratado un BMW que el jueves circulaba sobre las siete menos cuarto de la tarde por la A-52, en el municipio de Allariz. Su conductor era un joven que conducía en dirección a Portugal, acompañado de su pareja, sin saber que la Guardia Civil de Tráfico desarrolla servicios de control de velocidad en la modalidad dinámica, es decir, en vehículos oficiales que circulan mezclados con el tráfico ordinario, con lo cual son más difíciles de detectar. Ya había rebasado el coche cuando los destellos en los retrovisores se manifestaron como síntoma de que iba a tener problemas de forma inmediata. Los agentes de la patrulla le hicieron saber que un radar había registrado su paso a una velocidad a todas luces inapropiada.

El conductor encajó la sanción y abonó al momento los 600 euros de la multa. Al no ser residente en España, no le quedaba otra opción que el pago para poder continuar. No todo el mundo lleva ese dinero consigo, por lo que la Guardia Civil de Tráfico ofrece a los usuarios la oportunidad de hacer frente al pago con tarjeta de crédito. En este caso, el joven infractor comprobó las excelencias de la tecnología y pagó en el TPV del coche.

Liquidada la deuda, que aparte del coste económico supone la pérdida de seis puntos, los agentes advirtieron al joven conductor que si el radar hubiera situado la velocidad en 209 km/h, la situación hubiera sido otra. No podría haber evitado el juzgado y la imputación por un delito contra la seguridad del tráfico.

Los procedimientos penales de este tipo acarrean -aparte de las multas, superiores a las que corresponden a las infracciones administrativas- la pérdida de vigencia del permiso de conducir que se fije en sentencia. La Guardia Civil de Tráfico insiste en que la velocidad inadecuada es causa directa de muchos accidentes de tráfico, cuyas consecuencias se ven agravadas cuanto más excesiva sea.

Hace una semana fue interceptado en Carral otro conductor que prácticamente triplicaba la velocidad permitida, pues circulaba a 140 por hora en un tramo limitado a 50.

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

Un joven francés adelanta en su BMW a un coche de la Guardia Civil a 205 km/h