Una ola de incendios cerca Berlín y causa pérdidas por valor de mil millones

Más de medio millar de personas fueron evacuadas ante el avance de los fuegos provocados por las altas temperaturas


BERLÍN / E. LA VOZ

El verano más caluroso en Alemania en décadas está tocando a su fin. Y lo hace con un balance negativo: pérdidas para los agricultores valoradas en 1.000 millones de euros e incendios sin precedentes. Como el registrado a 50 kilómetros al sur de Berlín en la noche del jueves, en la región de Brandemburgo, que obligó a evacuar a unas 600 personas y se ha llevado ya por delante una superficie de bosque equivalente a 400 campos de fútbol.

Casi seiscientos bomberos trabajaban ayer a destajo para intentar apagar las llamas, que se propagaban a gran velocidad debido a la sequía que afecta a toda Alemania este verano, en el que por la ola de calor se han alcanzado temperaturas superiores a los 35 grados durante semanas. Pero, además, a ello se ha unido el hecho de que bajo el terreno se encuentran enterrados numerosos artefactos y munición de la Segunda Guerra Mundial, un fenómeno habitual en el país.

«Ya hemos visto incendios en la región, aunque no de esta dimensión», aseguraba Michael Knape, alcalde de Treuenbrietzen, una de las localidades más afectadas. «Le pedimos a la gente que tenga un poco de paciencia por volver a casa», dijo el primer ministro de Brandemburgo, el socialdemócrata Dietmar Woidke. Los trabajos de extinción pueden durar días. «Nos preocupa especialmente cómo puede soplar el viento», añadió.

Situación complicada

La situación aún es complicada, pues tampoco se esperan lluvias, y los bomberos no logran acceder fácilmente al centro de los focos, de origen desconocido y que en algunas zonas llegaron a cien metros de las viviendas. Por eso han recurrido a la ayuda del Ejército, que dispara cañones de agua, y de helicópteros, que les asisten desde el aire. «Uno se siente impotente, está en juego toda su existencia», declaraba una de las habitantes, Vera Wäsch, al diario Der Spiegel.

La intensidad del fuego es tal que en la mañana del viernes llegó en forma de partículas de ceniza suspendidas en el aire a la capital alemana, especialmente a los barrios del sur y el centro. La policía recomendó a los vecinos que cerraran puertas y ventanas, para evitar que entrara una nube de humo. Es más, los meteorólogos vaticinan que la ceniza persistirá por lo menos hasta hoy sábado. Los expertos creen que, como consecuencia del cambio climático, este tipo de incendios dejarán pronto de ser una excepción en el centro y norte de Europa.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Una ola de incendios cerca Berlín y causa pérdidas por valor de mil millones