Tesla paga la desbandada de directivos y las excentricidades de Musk con un duro golpe en bolsa

El director financiero abandona la firma de automoción tan solo un mes después de su llegada


redacción / la voz

Un mes. Es lo que ha aguantado el fichaje estrella de Elon Musk para llevar las cuentas de Tesla. No ha podido con la presión. Se lo explicó él mismo este viernes al regulador bursátil estadounidense en un comunicado. Dice Dave Morton que no puede más, que no esperaba el grado de atención pública que despierta la compañía. Extraño argumento conociendo al fundador del fabricante de coches eléctricos, cuyas declaraciones no dejan indiferente a nadie. Y más en los últimos tiempos. Anda desatado.

Tan solo un día después de que Morton aterrizase en Tesla, procedente de la tecnológica Seagate, Musk colgó uno de sus famosos mensajes en Twitter anunciado que iba a sacar a la compañía de la bolsa para evitar los ataques de los especuladores. Todo un bautismo de fuego para el financiero.

Luego el presidente ha dado marcha atrás, pero ese día, como tantos otros -demasiados, a juicio de inversores y analistas-, Musk volvió a liarla. Hasta el punto de que la SEC, la comisión de valores estadounidense, ha abierto una investigación por si el fundador de Tesla mintió a sabiendas de que la noticia haría subir las acciones de la firma.

Y en la madrugada de ayer -hora española-, más de lo mismo. Musk fumó marihuana y bebió whisky en una excéntrica entrevista en directo en el programa radiofónico del cómico Joe Rogan, un firme defensor de la legalización del cannabis. Un comportamiento que le asfalta el camino a sus críticos, que ya son legión, y que llevan tiempo cuestionándose si está su fundador capacitado para llevar las riendas de la compañía en un momento clave para su futuro, en el que debe demostrar que puede ser rentable.

Otra directiva que se va

Al mismo tiempo que el director financiero, anunciaba también su marcha la responsable de recursos humanos de la compañía, Gaby Toledano, quien estaba de baja y ya no se reincorporará.

Entre unas cosas y otras, y pese a que Morton quiso dejar claro que sigue «creyendo firmemente en Tesla», así como en su misión y en las perspectivas futuras de la compañía, y que para nada cuestiona el liderazgo de Musk, las acciones de la compañía, sumidas en una profunda volatilidad desde hace semanas, sufrieron un duro castigo, llegando a caer más de un 9 % en lo peor del día.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Tesla paga la desbandada de directivos y las excentricidades de Musk con un duro golpe en bolsa